«Kymco marca el comienzo de la nueva era eléctrica supersport». Las palabras de Allen Ko, Presidente de la marca taiwanesa, anunciaban una de sus grandes novedades que acababan de presentar en el Salón EICMA de Milán: la Kymco SuperNEX, un primer modelo deportivo y eléctrico que, a su vez, ha sido capaz de conservar toda la estética y las “intenciones” de las deportivas tradicionales.

Durante la presentación, Ko anunció que la SuperNEX  dispondrá de un avanzado sistema de transmisión con cambio de 6 velocidades que permite extraer la potencia más óptima del motor en cada momento y la máxima suavidad en los cambios descendentes. «El sistema de cambio de marchas de SuperNEX proporciona la conexión hombre-máquina más exigente» declaró el ejecutivo de la compañía. Según la propia compañía taiwanesa,  SuperNEX acelerará de 0 a 100 km/h en 2,9 segundos; de 0 a 200 km/h en 7,5 segundos; y de 0 a 250 km/h en 10,9 segundos. Esto, junto a sus 200 caballos, lo convierten en una auténtica alternativa limpia a las deportivas tradicionales.

 

Modos de conducción y sonido activo

Para el fin de domesticar estas abultadas prstaciones, Kymco han trabajado en una sofisticada electrónica que asiste al piloto para realizar su tarea siempre con la mayor seguridad posible. Un sistema de gestión denominado FEP (Full Engagement Performance) actuará en funciones tan esenciales como el control de tracción, la estabilidad del eje posterior en las frenadas o la entrega de potencia en firmes de baja adherencia. Además, el motorista podrá imprimir un carácter determinado al motor dependiendo de sus preferencias o necesidades particulares, con cuatro modos de utilización seleccionables: desde el básico en el que se primará la eficiencia y el silencio, al más extremo que sacará a relucir todo el carácter del propulsor.

Otra de las características de la primera superdeportiva eléctrica de Kymco es el estudio del sonido del motor. Ko incidió en que el motor eléctrico nace para ser silencioso por naturaleza: y lo que para algunos es una mejora, para los amantes de las motos deportivas es lo contrario. En esa búsqueda de sensaciones y de facilitar información al conductor de manera continuada —comunica el aumento de las revoluciones por minuto y le ayudar a determinar el cambio de marcha—, el sonido es uno de los elementos que más refuerzan la conexión pasional con el vehículo.  “El sonido no solo habla de la moto, sino también del alma del conductor”.  Así, Ko destacó que la SuperNEX contará con un motor acústico multifrecuencia que reproduce los sonidos dinámicos del motor con gran autenticidad y que, Además, permite regular su carácter y su volumen.

 

«Kymco marca el comienzo de la nueva era eléctrica supersport». Las palabras de Allen Ko, Presidente de la marca taiwanesa, anunciaban una de sus grandes novedades que acababan de presentar en el Salón EICMA de Milán: la Kymco SuperNEX, un primer modelo deportivo y eléctrico que, a su vez, ha sido capaz de conservar toda la estética y las “intenciones” de las deportivas tradicionales.

Durante la presentación, Ko anunció que la SuperNEX  dispondrá de un avanzado sistema de transmisión con cambio de 6 velocidades que permite extraer la potencia más óptima del motor en cada momento y la máxima suavidad en los cambios descendentes. «El sistema de cambio de marchas de SuperNEX proporciona la conexión hombre-máquina más exigente» declaró el ejecutivo de la compañía. Según la propia compañía taiwanesa,  SuperNEX acelerará de 0 a 100 km/h en 2,9 segundos; de 0 a 200 km/h en 7,5 segundos; y de 0 a 250 km/h en 10,9 segundos. Esto, junto a sus 200 caballos, lo convierten en una auténtica alternativa limpia a las deportivas tradicionales.

 

Modos de conducción y sonido activo

Para el fin de domesticar estas abultadas prstaciones, Kymco han trabajado en una sofisticada electrónica que asiste al piloto para realizar su tarea siempre con la mayor seguridad posible. Un sistema de gestión denominado FEP (Full Engagement Performance) actuará en funciones tan esenciales como el control de tracción, la estabilidad del eje posterior en las frenadas o la entrega de potencia en firmes de baja adherencia. Además, el motorista podrá imprimir un carácter determinado al motor dependiendo de sus preferencias o necesidades particulares, con cuatro modos de utilización seleccionables: desde el básico en el que se primará la eficiencia y el silencio, al más extremo que sacará a relucir todo el carácter del propulsor.

Otra de las características de la primera superdeportiva eléctrica de Kymco es el estudio del sonido del motor. Ko incidió en que el motor eléctrico nace para ser silencioso por naturaleza: y lo que para algunos es una mejora, para los amantes de las motos deportivas es lo contrario. En esa búsqueda de sensaciones y de facilitar información al conductor de manera continuada —comunica el aumento de las revoluciones por minuto y le ayudar a determinar el cambio de marcha—, el sonido es uno de los elementos que más refuerzan la conexión pasional con el vehículo.  “El sonido no solo habla de la moto, sino también del alma del conductor”.  Así, Ko destacó que la SuperNEX contará con un motor acústico multifrecuencia que reproduce los sonidos dinámicos del motor con gran autenticidad y que, Además, permite regular su carácter y su volumen.