Seleccionar página

Por qué el ‘renting’ es el chispazo que necesitan los vehículos eléctricos


Por qué el ‘renting’ es el chispazo que necesitan los vehículos eléctricos


El interés por el renting de vehículos se ha cuadriplicado tras la crisis del Covid-19. Y aunque todavía son pocos los particulares que apuestan por la movilidad eléctrica, resulta muy distinto el caso de las empresas, que lo integran como parte de su política de Responsabilidad Social. Veamos cómo esta modalidad puede suponer el empujón definitivo para los enchufables

En España abrazamos la tradición, por lo que muchas veces es complicado innovar en el mercado del automóvil, y esto bien lo sabe el renting. Una vez conquistado el espectro empresarial, se las está viendo con los clientes particulares, que poco a poco confían en sus bondades. A su vez, es un sector con una gran responsabilidad en el desarrollo de la movilidad sostenible, ya que está detrás de 1 de cada 3 matriculaciones de vehículos eléctricos, según datos de la Asociación Española de Renting de Vehículos (AER). La proporción es definitivamente superior al mercado de compraventa. Los propulsados por energías alternativas (eléctricos, híbridos y gas) suponen, a mayo de 2020, el 16,32% del total de las matriculaciones de renting, mientras que el año pasado, su peso era del 9,34%. Una tendencia en alza, por tanto, aunque de momento residual.

Es cierto que el coche eléctrico avanza despacio, pero también sin marcha atrás. Recordemos que el renting es una modalidad de alquiler a largo plazo por la que se pone un bien, en este caso un vehículo, a disposición de las necesidades del cliente. Al contrario que el leasing, no va encaminado a la compra final, sino a la renovación por otro modelo más actual cuando finalice el contrato. Y esto ha propiciado que, en España, sus clientes clásicos hayan sido las empresas con necesidad de gestionar una flota de vehículos de cierta amplitud. Empresas que, a su vez, están fortaleciendo sus políticas de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) y encuentran en los eléctricos una buena oportunidad e, incluso, una posibilidad de ahorro de cara al futuro.

Le preguntamos a Antoni Serra, consultor SEO & SEM, por la evolución de las búsquedas de Google. A través del planificador de anuncios de Google Ads, el experto detecta una media de 1.498 búsquedas mensuales para las palabras clave ‘renting de coches eléctricos’, en oposición a las 358.663 búsquedas mensuales de ‘renting de coches’ a secas. Cuando la tendencia se observa en un intervalo de tiempo más amplio, concretamente de cuatro años, desde mayo de 2016 hasta abril de 2020, se observa un crecimiento pausado, pero al mismo tiempo constante (con el descenso lógico debido al coronavirus). También hay un patrón geográfico de interés: la mayoría de las consultas se realizan desde las grandes ciudades, como Madrid y Barcelona. Y cabe recordar que Madrid Central ha limitado el acceso a vehículos con distintivo ambiental.

Estos datos son coincidentes con los reportados desde idoneo.com, startup nacional, con sede en la Marina de València, que ayuda a particulares, autónomos y pymes a contratar digitalmente un coche de renting comparando entre la oferta online. «Interpretamos que hay un movimiento hacía ese tipo de motor, pero que pasa por una transición mediante el uso de los híbridos», matiza su CEO, Eduardo Clavijo. Los eléctricos suponen el 2’5% de sus contrataciones, pero el interés por los vehículos híbridos se ha incrementado hasta un 120% en lo que llevamos de año, según sus registros. Apoyan que hay más demanda en las grandes capitales, sobre todo en comparación con otras ciudades sin restricciones de circulación en el centro. Los usuarios de Valencia son los terceros en términos de interés en híbridos, por delante de Sevilla, Bilbao y Zaragoza.

Eduardo Clavijo y David Eguizabal, fundadores de Idoneo

Eduardo Clavijo y David Eguizabal, fundadores de Idoneo

Particulares versus empresas

El Covid-19 ha cambiado el mundo; también la movilidad. En un artículo anterior ya alertábamos de la posibilidad de que el uso del vehículo privado se incrementara por el miedo al contagio. Y en este sentido, en Idoneo han detectado que, después del confinamiento, existe un interés por el renting hasta cuatro veces mayor. Tiene mucho que ver con la aparición del cliente particular. «El consumidor no sabe lo que puede pasar de aquí a dos meses, así que le cuesta atarse a un coche durante diez años», explica Clavijo. Además,valora no tener que gastarse gran parte de sus ahorros para acceder a un coche y encuentra cuotas mensuales cada vez más atractivas, incluso para modelos que no podrían permitirse de otro modo. Entre estos últimos, están los eléctricos.

«Conozco a poca gente a nivel particular que opte por el renting de un coche eléctrico», admite Héctor Rodríguez, secretario de la Asociación de Usuarios de Vehículos Eléctricos (AUVE). Sin embargo, recuerda aquella oferta de del BMW i3, con una cuota de 570 euros al mes, que tuvo gran difusión. «Si el precio es razonable, puede ser una buena idea para probar un vehículo de estas características antes de decidirse por una compra definitiva. Pensemos en un Tesla, que es un coche caro, y quizá prefieras tantear», reflexiona. No obstante, cree que quienes eligen las energías alternativas lo hacen por una cuestión de concienciación, muy por encima del ahorro. «Uno no verá beneficios en el coche eléctrico si hace 10.000 kilómetros al año. Otra cosa es que seas una empresa y hagas 20.000, que entonces ya empiezas a rentabilizar», razona.

«En el mercado del renting, ya no hay distinción entre el particular y la empresa. En el año 2015, teníamos 10.000 clientes particulares, mientras que hoy son 100.000», admite Agustín García, el recién jubilado presidente de AER. Sin embargo, sí hay diferencias si hablamos de quién accede a los vehículos propulsados por energías alternativas (eléctricos, híbridos y gas). «El 75% de los eléctricos puros se alquilan a empresas y solamente el 25% va a particulares. La explicación es que para las empresas entra dentro de sus políticas de RSC, elimina los problemas de acceso a los centros urbanos y puede resultar más rentable en cuanto a kilometraje», asegura el portavoz. Y quien dice empresa, dice pequeño autónomo. De hecho, recordemos el tema del taxi eléctrico.

Rubén Blanco, CEO de Movelco

Rubén Blanco, CEO de Movelco

«En esta cuarentena hemos tenido una alta demanda por parte de pequeños comercios que querían dar servicio a domicilio. De repente, un panadero que quiere repartir en una furgoneta sostenible», afirma Rubén Blanco, CEO de Movelco. Se trata de una compañía con sede en Vigo, que opera en distintas ciudades de España y otros países del mundo, cuya flota se compone de vehículos eléctricos y cubre servicios como la instalación de puestos de recarga. Hace renting para empresas privadas, pero entre sus grandes clientes también están las administraciones públicas, como el Ayuntamiento de Barcelona o el Cabildo de Tenerife. «Cada vez es más raro que no contemplen temas relacionados con la movilidad sostenible. Hay una labor de sugerencia y concienciación por nuestra parte, pero ellos también identifican la necesidad y lo piden», asegura.

Damián Martín, director de Movilidad Eléctrica y del área B2B de Cooltra

Damián Martín, director de Movilidad Eléctrica y del área B2B de Cooltra

Finalmente hablamos con Cooltra, la empresa de alquiler de motocicletas más grande de España, que cuenta con una flota de 7.400 vehículos eléctricos. Ha apostado por la sostenibilidad desde sus inicios, en el año 2012, como recuerda Damián Martín, director de Movilidad Eléctrica y del área B2B. «Al principio fue muy complicado, porque los vehículos no eran ni mucho menos perfectos y el grado de aceptación seguía siendo bajo. Pero desde 2019, el eléctrico ha crecido exponencialmente», asegura. Las razones que justifican este incremento son heterogéneas. «Se parte de la concienciación ambiental, pero también ha mejorado la tecnología sin subir el coste. Y ha hecho mucho la explosión del sharing, que ha acercado la moto eléctrica al ciudadano», opina.

Volvemos al perfil empresarial: casi el 90% de clientes de Cooltra que apuestan por la movilidad eléctrica son compañías, no particulares. «El reparto de comida a domicilio es nuestro segmento de clientes B2B más importante, seguido de la mensajería», revela. Coincide, por tanto, con el resto de voces dedicadas al renting de automóviles. ¿Y por qué sucede esto? Hablemos del cash.

¿Es rentable el renting de eléctricos?

Hemos abordado la concienciación, ¿pero qué hay del ahorro? Decíamos que en la medida que el coche se utilice para hacer más kilómetros, habrá un mayor retorno de la inversión. Porque los vehículos eléctricos siguen siendo más caros que los convencionales y, por ende, la cuota de renting también resulta sensiblemente superior. Dependiendo del modelo y de la compañía, hasta un 30% más, «aunque la diferencia se está recortando muy rápidamente», según Movelco. El único criterio económico para decantarse por el vehículo eléctrico, o por cualquiera de los híbridos del mercado, es que el diesel y la gasolina son bastante más caros. Por tanto, si tienes que hacer muchos kilómetros, irás recuperando la mensualidad que pagas de más. Veamos un ejemplo.

Idoneo.com nos ofrece una comparativa mediante un modelo de vehículo que está disponible en su web con ambas opciones de motor. Concretamente, el Golf ePower (coche eléctrico), frente al Golf Last Edition 1.6 TDI (coche de combustible). La tabla evidencia las diferencias de inversión entre las dos opciones, puesto que si el consumidor se decanta por la primera, pagará 147 euros más al mes (en total, 559 frente a los 354 euros que le costaría el coche tradicional). Ahora bien, también es cierto que, para una media estimada de 15.000 kilómetros al año, se ahorrará 3.900 euros en combustible. Sin embargo, si nos imaginamos que contrata el renting por un periodo de 5 años, seguiremos constatando que ha gastado 8.875 euros más al optar por el coche eléctrico.

Comparativa renting Diesel vs Eléctrico
 Condiciones del 'renting'Coche eléctrico (Golf ePower)Coche de combustible (Golf 1.6 TDI) Diferencia total Diferencia mensual
Consumo (kWh/ 100km)15 
Consumo (l/100km)4,5
Cuota Idoneo.com mensual559 €354 €
Gasto anual en ORA o similar 100 €
Gasto en combustible o electricidad1.500 €5.400 €
Inversión (5 años)33.540 €21.840 €
Kilómetros al año previstos15.00015.000
Precio combustible estimado (l)  1,20 €
Precio electricidad estimado (kWh)0,10 € 
Renting (años)55
Total35.040 €21.240 €8.875 €147.92 €

«No es tanta diferencia, pero sigue sin compensar. Acabas pagando un precio alto por un coche de gama media. Habría que subir el número de kilómetros o el número de años que se contrata el renting para recuperar el importe», admite el CEO de Idoneo, Eduardo Clavijo. Sin embargo, al mismo tiempo nos recuerda que el cliente que se decanta por el coche eléctrico, «conoce muy bien el mercado del automóvil, sabe qué ventajas tiene y qué gastos se ahorra». Esto quiere decir que, tal vez, le interese por otros motivos. «Por ejemplo, porque necesita un coche para acceder al centro de la ciudad. En Londres, tenía una amiga que pagaba una tasa diaria por llevar a sus hijos al colegio, así que terminó comprándose un eléctrico para ahorrarse ese coste», explica.

El presidente de AER, Agustín García, alude también al vencimiento del contrato. «Cuando se termina el periodo de renting, el vehículo eléctrico se vende en el mercado de ocasión y su valor residual es menor que el que de un vehículo convencional. Te encuentras con que hay modelos de tecnología más avanzada y el tuyo ya no vale nada», afirma. Si bien Clavijo está de acuerdo en que los eléctricos cambian «en cuestión de meses» y cada vez «hay mejores modelos», confía en que esto acabará repercutiendo una bajada generalizada de los precios y las cuotas. «Mi consejo es que cojas el eléctrico, pruebes un par de años y luego te pases a un modelo superior», sugiere.

Es necesario tratar como un aparte el caso de las motos. Aquí si hay un ahorro real. Así lo explica Damián Martín, directivo de Cooltra. «En el caso del coche, es verdad que la exigencia de kilómetros es mayor. Pero con la moto, aunque pagues una cuota mensual ligeramente superior, alrededor de 20 euros más, lo vas a terminar recuperando en combustible. Haciendo un uso más o menos normal, ahorras unos 17 o 20 euros al mes», calcula. De ahí el éxito de la moto en el mercado del renting, donde ya hay un vehículo eléctrico matriculada por cada moto convencional. Incluso han aparecido modelos de negocio que están a medio camino entre el sharing y el renting, como las suscripciones fijas mensuales: Bipi ofrece una Sunra Miku Max por 99 euros al mes.

Los datos del renting

Matriculación de vehículos
12,14%

Unidades

Parque de vehículos

13,09%

Unidades

Peso del renting

20,23%

Su peso en el mercado de matriculaciones en 2018 era del 17,16%

Facturación

13,81%

Millones de euros

Inversión compra vehículos

20,35%

Millones de euros

Clientes renting

35,80%

Clientes

Matriculaciones por propulsión en renting en 2019 (variación respecto 2018)

Mercado renting

Total mercado

  • Diesel 53.30% 53.30%
  • 37.38% 37.38%
  • Gasolina 34.72% 34.72%
  • 51.86% 51.86%
  • Híbridos 7.62% 7.62%
  • 7.30% 7.30%
  • Eléctricos 2,22% 2,22%
  • 1.30% 1.30%
  • Gas 2,14% 2,14%
  • 2.16% 2.16%

Peso matriculación vehículos energías alternativas

%

Renting

%

Total mercado

El renting matricula el 34,57% de los vehículos eléctricos registrados en el mercado nacional.

Fuente: AER (Asociación Española de Renting de Vehículos)

Peso parque por clientes

  • Gran empresa 48.18% 48.18%
  • Empresa pequeña 21.78% 21.78%
  • Empresa mediana 17.79% 17.79%
  • Autónomos y particulares 12.25% 12.25%

Otras ventajas e inconvenientes

Conciencia, ahorro; seguimos. A la hora de decantarse por el renting de un coche eléctrico, se plantean muchas otras dudas en el consumidor, ya hablemos de un particular o de una empresa:

  • El acceso a mejores vehículos. «Mi primer coche de renting fue un Audi por el que pagaba una cuota mensual de 600 euros más IVA, un precio que ahora sería impensable», recuerda Clavijo. En su afán por acercarse a los particulares, el sector ha moderado precios, así que en estos momentos es posible conducir modelos atractivos por precios razonables. Incluso optar a coches de gama alta, cuya desembolso total es muy elevado, como por ejemplo, el Tesla Model 3. Su precio de mercado es de 49.980 euros, pero Movelco lo ofrece desde 664 euros al mes.
  • Desconocimiento de los modelos. «Nosotros se lo ponemos fácil a las pymes. Las empresas grandes que quieren 3.000 furgonetas estudian detenidamente el mercado, pero una pyme que necesita dos, no pierde tiempo en estar visitando y comparando», prosigue el líder de Idoneo. Al hacer un contrato por un tiempo determinado, si las necesidades de la empresa evolucionan, existe la garantía de ajustar el tipo de vehículo. «Ahora viene una oleada de productos nuevos y habrá muchas furgonetas eléctricas con gran aceptación en el mercado», añade.

 

  • Seguros y mantenimiento. Así como la cuota de renting es más alta en los eléctricos, no pasa lo mismo con la póliza de seguros, que por lo general viene incluida. Muchas aseguradoras se están adaptando a los nuevos tiempos y ofrecen coberturas especiales para coches híbridos y eléctricos, ofertas que (cabe suponer) acabarán repercutiendo en el consumidor final. También el mantenimiento suele incluirse en el contrato, y Rubén Blanco, al frente de Movelco, recuerda las pocas visitas al taller que necesita un eléctrico. «En un renting a 48 meses funciona al 100% de sus prestaciones y no da tiempo al cambio de batería, que es el mayor gasto», afirma.
  • ¿Y qué pasa con la autonomía? El gran dilema del coche eléctrico. Algunos modelos actuales ya llegan a los 400 kilómetros, «y es raro que un trabajador o particular supere ese recorrido en un día», dice Blanco. Y además, los datos no dejan de mejorar. Pongamos como ejemplo el Renault ZOE, que en 2013 empezó su andadura con una autonomía de 210 kilómetros y un planteamiento exclusivo para ciudad. Ahora llega hasta los 395 kilómetros, con una batería de 52 kWh. «Pero la tecnología va cada vez más rápida, y en 5 años podríamos estar hablando de duplicar esos datos», añade el experto. Y por supuesto, de más puestos de carga en España.

El renting en el plan MOVES

Como en todo, por más que el renting se esté revelando como el gran prescriptor de los vehículos eléctricos, necesita de políticas que conduzcan en la misma dirección. Hace unas semanas se dieron a conocer las ayudas que el Gobierno de España otorga para la compra de coches. Y lo cierto es que la nueva edición del Plan MOVES 2020, impulsado desde el Ministerio para la Transición Ecológica, destina 100 millones de euros a la adquisición de coches eléctricos o cero emisiones. Como novedad, el comprador no tendrá la obligación de achatarrar un antiguo vehículo para acceder a la subvención, y además, todos los usuarios de renting podrán recibir a la ayuda sin necesidad de que las empresas del sector tengan que adelantar la cuantía.

Esto podría significar una reducción de hasta el 20% en las cuotas mensuales, según AER. «Y esperemos que el descenso de precios sea lo suficiente convincente y repercuta de verdad en los usuarios», insiste Héctor Rodríguez, como portavoz de los usuarios. Esperanza en el sector.

A fin de cuentas, se necesita mucho eléctrico y mucho híbrido para llegar a los objetivos de CO2 que la Unión Europea ha fijado para 2021. La Administración no tiene elección. «El plan MOVESde España fu pionero, y tras pelearlo desde el sector del automóvil, ha mejorado mucho. Pero todavía se puede hacer más, hasta el punto de que yo basaría todas las políticas ambientales en que pague quien contamine», zanja Damián Martín, de Cooltra. Hace referencia, por ejemplo, a impuestos sobre los vehículos contaminantes o a más restricciones de circulación en el centro de las ciudades. Es un ecologista convencido: tiene dos motos eléctricas y un coche con Som Mobilitat. Nada en propiedad, porque el término está en peligro de extinción, como la gasolina.

La bici también renta

No nos íbamos a olvidar de ella. Ya advertimos de que la bicicleta era el vehículo del futuro, y es impensable que no exista su modalidad de renting. Distintas empresas dedicadas a los ciclos ya han adaptado sus servicios, especialmente tras la crisis del coronavirus, para dar más flexibilidad a sus clientes. Es el caso, por ejemplo, de Arval. La compañía de servicios de movilidad ha lanzado ‘The Journey Goes On‘, una oferta diseñada para el periodo posterior al bloqueo, que ofrece vehículos de entrega inmediata puerta a puerta y también renting de bicis eléctricas. «Será un contrato anual, con un plazo de 2-3 años, que es el modelo de negocio en el que nos sentimos cómodos», explica el director de Marketing y Desarrollo de Negocio, Manuel Orejas.

Sobre la firma

Almudena Ortuño

Almudena Ortuño Serrano (Murcia, 1987). Periodista y pirada de la comunicación escrita. Cuento historias, y en consecuencia todo lo demás. He pasado por periódicos como Las Provincias, Levante y Valencia Plaza. También he coordinado los contenidos de revistas en Madrid. Desde hace un tiempo, me dedico a comer y beber como una reina, y luego lo cuento en El Comidista y Guía Hedonista. Colaboro con las marcas haciendo su relato, lo que ahora se llama 'storytelling', y escribo en todos los rincones que me lo permiten.