Audi e-tron 55 quattro: el primer eléctrico de la firma de los cuatro aros

Javier Millán Jaro / EFE | 

La marca de los cuatro aros presenta su primer modelo de producción puramente eléctrico, el Audi e-tron. Este SUV de gran tamaño ha llegado con el firme propósito de conseguir un producto que combine el elemento ‘disruptivo’ de los coches eléctricos, con los rasgos que identifican a la firma de los cuatro aros. Sin ninguna duda, lo han conseguido: el Audi e-tron es todo un Audi.

El primer vehículo eléctrico de Audi, con el que está llamado a protagonizar una nueva era, es un SUV y tiene un nombre con mucha fuerza: e-tron. Destaca por su longitud (4,90 metros) y por anchura (1,93 metros) y también por una altura (1,62 metros) más baja de los habitual en un SUV debido a que hay que cuidar la aerodinámica para lograr la máxima autonomía que, según el ciclo WLTP, puede ser de 412 kilómetros. Esta distancia máxima, como en todos los eléctricos, es muy variable y depende de si se abusa del acelerador, de la climatización o de los cargadores USB o inalámbrico para recargar los dispositivos móviles. También de si circulamos solos o de si lo hacemos por ciudad o carreteras llanas.

Al igual que en un coche con motor de combustión, el estilo de conducción influirá en la distancia que podamos recorrer, que en el caso del e-tron viene marcada por su batería de iones de litio de 95 kWh.

Frenada regenerativa y modos de conducción para atajar la «ansiedad»

Para no sufrir la típica «ansiedad» de autonomía que, al principio, suele generar un eléctrico, hay que familiarizarse con la frenada regenerativa (aprovecha la energía que se produce al frenar para recargar la batería) y los modos de conducción que equipa (efficiency, dynamic, comfort, auto, individual, offroad, allroad) y que actúan sobre la respuesta del acelerador, la caja automática o la dirección. ¿Queremos ser los primeros en salir del semáforo (acelera de 0 a 100 km/h en 5,76 segundos)? Nuestro modo será el dynamic. Si, por el contrario, se opta por retrasar al máximo el paso por el enchufe habrá que elegir el Efficiency.

Para recargarlo, trae de serie un cable para enchufe doméstico de 2,3 kW, otro industrial de 7,2 kW 32 A/230 V y un tercero «modo 3» para estaciones públicas de máximo de 32 A/ 22 kW. Nosotros solo lo hemos podido probar en uno de 7,2 kW y en uno doméstico de 2,3 kW.

Distintas pruebas de carga y diferentes autonomías

Recogimos el coche con 311 kilómetros de autonomía, que, después de hacer un recorrido de 46,3 kilómetros se redujo a 238 kilómetros. Tras varias gestiones por entorno urbano lo aparcamos por la noche con una autonomía de 226 kilómetros. A la mañana siguiente llegamos al trabajo -un recorrido de 45 kilómetros en el que empleamos 42 minutos- con 201 km. Unas 5 horas después en el enchufe de 7,2 kW aumentamos la autonomía en 33 kilómetros, pero una nueva gestión nos la recorta a 223 kilómetros.

Vuelta a casa y recorrido por autovía y carretera de doble sentido de 57,9 kilómetros en total. ¿Resultado? Llegamos con una autonomía de 170 km, que al final del día se queda en 150 km. Cuando lo conectamos al enchufe doméstico nos dice el ordenador del Audi e-tron que vamos a necesitar 26 horas y 44 minutos para recargar el coche. Casi trece horas después hemos obtenido 236 kilómetros.

Tras haber hecho con el e-tron 524,5 km/h, el consumo del ordenador refleja un consumo de 28,6 kWh/100 km, con un confort de marcha de matrícula por una insonorización muy buena y que aísla al conductor y al pasaje de lo que sucede en el exterior.

Dinamismo ejemplar por la suspensión neumática adaptativa y la dirección progresiva

A esto le acompaña una suspensión neumática adaptativa -se acomoda a la superficie por la que se circula- y una dirección progresiva que se endurece a mayor velocidad para que el conductor marque con total precisión al vehículo por donde debe ir.

Al tratarse de un vehículo que no es muy alto evita los balanceos de la carrocería habituales en los SUV elevados y pesados (como sí es su caso: por encima de las dos toneladas y media). También sobresale su capacidad de aceleración y de respuesta en cualquier situación, así como su capacidad de frenado, menos esponjosa que en otros eléctricos o híbridos enchufables.

Detalles innovadores del Audi e-tron en un entorno premium

En el interior, destacan detalles como la palanca de cambios -su manejo es más sencillo que en la competencia-, las hebillas iluminadas de los cinturones, la profusión de pantallas digitales (3) o el empleo de materiales de calidad como se espera en un «premium».

También atrae exteriormente por su amplia parrilla delantera (característica de los nuevos Audi que están llegando) y por la firma lumínica trasera (una banda iluminada une ambos faros, lo que le da mucha amplitud visual al Audi e-tron).

El e-tron se puede pedir -por 1.810 euros- con cámaras en vez de retrovisores. La imagen que recogen éstas se proyecta en sendas pantallas colocadas en la parte alta de las puertas delanteras.

A la venta desde 88.800 euros con descuentos

De serie el Audi e-tron (desde 88.800 euros con promociones y hasta 97.010 euros del Black line edition) equipa faros full Led, llantas de 19 pulgadas, portón eléctrico, navegador, Audi Virtual Cockpit, llamada de emergencia y ayudas a la conducción (de aparcamiento, de regulación de velocidad con limitador, de salida de carril o cámara multifuncional).

Su competencia directa es el Mercedes EQC, que es algo más pequeño (4,76 metros), tiene un precio inferior (desde 77.425 euros) y ofrece la misma potencia y casi la misma autonomía. En Tesla está el Model X: 5 metros de largo, 505 kilómetros de autonomía, 421 CV y desde 93.600 euros.


Ficha técnica

Audi e-tron 55 quattro 
Precio unidad probada:88.800 euros (con descuentos)
Tipo de carrocería:SUV
Largo/ancho/alto:4,90 m/1,93 m/1,62 m
Maletero:600
Potencia conjunta:408 CV
Par máximo total:64 Nm
Tracción:Total
Velocidad máxima (oficial):200 km/h
Acel. 0-100 km/h (oficial):5,7 s
Autonomía (WLTP):412 km
Consumo medio:22,9 kWh/100 km