Probamos el Askoll eS3, un scooter eléctrico de fabricación italiana con un rendimiento y una agilidad que lo convierten en una opción muy a tener en cuenta tanto para flotas como para particulares.

íMientras la industria del automóvil se apresta por vendernos un futuro eléctrico, aunque por desgracia aún lejano, los fabricantes de motos están tardando más en afianzar esta apuesta. Este hecho no deja de sorprender dado que los vehículos eléctricos de dos ruedas ya son parte del ecosistema de nuestras ciudades gracias a las diferentes empresas de motosharing.

A eso habría que sumar que, y no nos cansaremos de decirlo, nos parece que la propulsión eléctrica le va como anillo al dedo a este tipo de vehículos gracias, entre otras razones, a su poco peso y a la posibilidad de cargar en casa o en el trabajo las baterías cuando estas son extraíbles, como es cada vez más frecuente. Además las baterías ya han alcanzado una autonomía adecuada para moverse con un rango amplio de acción.

En este sentido el Askoll eS3, el scooter objeto de esta prueba, es un buen ejemplo. Un vehículo ligero y ágil en el tráfico, equivalente a un rendimiento de un scooter de combustión de 90/100 centímetros cúbicos.

Fabricado en Italia por Askoll, una empresa con sede en Vicenza especializada la producción de motores eléctricos, el eS3 completa por arriba una familia compuesta por otros dos modelos: el eS1 —con asiento monoplaza y equivalente a un ciclomotor de 50cc— y el eS2 —con asiento biplaza y mayor autonomía y el mismo rendimiento—. El modelo que probamos, el eS3 está equipado con un motor de 3KW y funciona con dos baterías de litio de 2.800 Wh colocadas bajo del asiento. Un modelo muy conocido en Italia y que se puede conducir con el servicio de motosharing de eCooltra en ciudades como Barcelona, Lisboa, Roma o Milán.

Un scooter que no engaña

Recogemos la moto en la tienda Cooltra Valencia (Carrer del Mar, 54), que nos la cedió para la prueba y que destina este vehículo a su modalidad de renting como veremos más adelante.
Lo primero que llama la atención es su vago parentesco con los clásicos ‘motorinos’ que pueblan las ciudades italianas desde hace décadas  —sobre todo nos recuerda al Piaggio Grillo—, con una carrocería sencilla y reducida a la mínima expresión.

Pero sería un error juzgar que el diseño de la eS3 es «simple». Este scooter italiano juega en el terreno de la practicidad y los diseñadores han transformado esta idea en líneas, como la del escudo frontal, que con un solo trazo de lápiz se convierte en una plataforma, o el portaequipajes que oculta toda la unidad de luz trasera. Incluso los colores estándar del eS3 no traicionan su naturaleza eléctrica, como lo hacen los medios de competencia. Para esta Askoll eS3 moverse con baterías es algo normal y también debe parecerlo.

Cierto que con una anchura de solo 330 mm, el escudo no protege mucho, aunque con una velocidad máxima de 68 km/h tampoco es un problema.

Su plataforma no es totalmente plana, pero el resalte del túnel central no es excesivo y no dificulta la posibilidad de llevar la bolsa de la compra, la mochila o el petate del gimnasio. Por su parte, el sillín está a solo 730mm del suelo, lo que permite llegar sin dificultad al suelo incluso a conductores de baja estatura. Lo que sí que nos ha parecido es algo corto (465mm) para poder llevar a los dos ocupantes para los que esté homologados el eS3.

Practicidad ante todo

Sobre la agilidad y la ligereza de este scooter hay muy poco que decir: el peso pluma (86 kg, incluidas las dos baterías extraíbles) y su rueda alta la convierte en una máquina perfecta para deslizarse en el tráfico de la ciudad.

En el nivel de rendimiento, el eS3 cumple sus promesas: los 68 km/h declarados son verdaderos, incluso si en el modo más enérgico (dispone de tres modos de conducción: Eco, Normal y Power) la duración de la batería disminuye drásticamente. la distancia real es de 66 km, que pasan a ser 90km en el modo Eco. No es una barbaridad, pero representan una autonomía más que satisfactoria para quienes usan el vehículo en un viaje diario desde el casa al trabajo o la facultad.

La eS3 no esconde nada. Materiales austeros pero buenos acabados. No hay holguras en los mandos y, a pesar de ser una moto sencilla, se nota que hay un buen montaje.

La Askoll eS3 es una moto muy «cantarina». No tanto por su estética sino por que su sonido —el ‘siseo de su motor eléctrico—, bastante perceptible para ser una moto eléctrica. A eso hay que sumar que emite un sonido en parado que en un principio sorprende en los semáforos, porque piensas que hay un problema. Realmente es una manera con la que se previene que nos dejemos la moto encendida en parado. Además, y esto nos ha gustado, emite otro sonido con los intermitentes en marcha que evitan que nos los dejemos pulsados.

Lo cierto es que, gracias también al silbido de su motor, hay buena conexión con el acelerador, que responde al instante y tiene un tacto sensible —en el buen sentido—.

Pese a estar matriculada como una 125cc, realmente no otorga una potencia equivalente a una 125 con motor de combustión. Su potencia y sus casi 70 km/h la equiparan, más bien, con una cilindrada de 90/100cc e incluso con muchas de 50cc deslimitadas.
Aunque voluntariosa y con unas aceleraciones que permiten una salida holgada en semáforos, es evidente que no es una GT. De hecho en la primera subida de una rampa de garaje llegamos a pensar que la moto no subía. Afortunadamente, aunque no es explosivo, el motor eléctrico de la Askoll acaba respondiendo siempre y se puede subir cualquier cuesta aunque sea a poca velocidad. En cualquier caso, da las prestaciones suficientes para salir en primer línea de los semáforos y poder circular a velocidades legales por las rondas de nuestras ciudades.

Su fantástica iluminación led o su sistema de frenado combinado (con un disco delantero de 220 mm combinado con un tambor trasero), la pequeña bandeja delantera, su gancho para bolsas, o la pequeña guantera cerrada con llave y toma de 12v son algunos otros detalles de esta scooter urbanita.

Coste a los 100Km

Velocidad en Km/h

Km de autonomía en modo eco

Baterías y carga

La capacidad de las baterías de litio del Askoll eS3, producidas en Italia con componentes Panasonic, es de 2.800 Wh, dividido en 2 pack de 1.400Wh cada una. Para su carga, como en el resto de la gama de scooter Askoll, solo necesitaremos un enchufe normal. Basta recargarla directamente desde el scooter o extraerla de su compartimiento bajo asiento (pesa unos 7,6 k) y conectarla a su cargador. Para cargar totalmente las baterías hacen falta aproximadamente tres horas y media. Y como suele ser habitual en estos vehículos, el ventilador del cargador es bastante ruidoso.

Tanto el cargador como las dos baterías están alojados bajo el asiento, lo que nos obliga a llevar baúl para guardar el casco.
Durante la prueba tuvimos la oportunidad de hacer varias cargas e incluso circular con una sola batería mientras dejamos la otra cargando. Cierto es que el rendimiento disminuye, pero la moto es totalmente funcional.

Lo que si pudimos comprobar es que al incluir las dos baterías se produce una especie de balanceo entre ambas baterías y la batería más descargada recibe aportes de la que tiene más carga.

Conclusiones

Devolvemos el ES3 de mala gana después de una semana ‘zigzagueando’ en modo eléctrico por València. Una moto sencilla, que no esconde nada. Tremendamente práctica y económica de mantener, y preparada para la nueva movilidad que ya está aquí.

El precio de Askoll eS3 es de 2.995€ descontadas las ayudas del plan MOVES (inferior al de su principal competidora, la Torrot Muvi).

Prueba Askoll eS3

Opciones de renting

La unidad que probamos está, además, disponible con diferentes opciones de renting tanto para particulares como para empresas que ofrece Cooltra. Un servicio con el que esta ofrece el alquiler de motos por meses con todo incluido (seguro a todo riesgo con franquicia, mantenimiento y revisiones, matriculación e impuestos y un casco)  sin permanencia en el contrato. La suscripción de moto se renueva automáticamente cada mes, y si las circunstancias del usuario,  particular o empresa, cambian es posible cancelar la renovación o escoger una moto diferente.

En el caso del alquiler para particulares los precios van de los 166€ por la suscripción de un mes sin permanencia, 157€/mes por 6 meses, 148€/mes por 12 meses, y 131/mes  por 24 meses. Si hablamos del alquiler de la Askoll eS3 B2B (para empresas), una opción perfecta para equipar flotas de reparto con una baja inversión, los precios son de 166€ por un mes, 144€/mes por 12 meses, 133€/mes por 24 meses y 124€/mes en el caso de la suscripción por 36 meses.


Ficha técnica

Askoll eS3 
Precio unidad probada:3.745€ (IVA incluido)
Altura730 mm
Distancia entre ejes1245 mm
Peso:86 Kg.
Carga máxima:245 Kg.
Capacidad:2 personas
Potencia:3 kW
Velocidad máxima (oficial):45 km/h
Batería:2 de iones de litio de 1.6 kWh
Autonomía:90 Km.
Peso batería:7,6kg cada una
Tiempo de carga:3,5 horas

Lo que más

Agilidad y practicidad


Versatilidad de carga


Acabados


 

Lo que menos

Asiento corto para dos plazas


Falta de protección