En la movilidad eléctrica, no todo son coches. Las motos se están abriendo camino con mucha mayor celeridad que sus compañeros de cuatro ruedas. Es más, gracias a la oferta de motos eléctricas urbanas que está surgiendo, de la que esta Ebroh Spuma Li es un buen exponente, se están salvando algunos de los escollos de sus compañeros de viaje.

Con un precio de adquisición mucho menor —solo ligeramente más elevado que sus homólogas de combustión interna—, y soluciones de carga más cercanas y prácticas,  las motos eléctricas son cada vez más atractivas como una opción en nuestros desplazamientos  urbanos.

Hasta el momento, sus principales compradores son empresas que lo destinan a flotas o para el moto-sharing, pero el abanico de modelos destinados a particulares es cada vez mayor y muchas son marcas “made in Spain”.

La firma zaragozana Ebroh, especializada en scooters y bicicletas eléctricas, con sede en Zaragoza y con distribuidores en las principales provincias de España, es un buen ejemplo de una empresa que ha decidido a apostar por un nicho específico, el de las motos eléctricas para la ciudad de precios competitivos.

El scooter que protagoniza esta prueba, el Ebroh Spuma Li, es uno de los cuatro modelos que fabrica esta firma. Una ciclomotor totalmente eléctrico, equivalente a 50cc, que nos cedió para su prueba la nueva tienda de motos eléctricas Valencia Electric Riders.

Estética vintage

A nivel estético la Spuma Li, es un scooter de líneas clásicas e de inspiración vintage. Nuestra unidad, roja con asiento beige, recuerda especialmente a la Vespa. El modelo está disponible en una amplia gama de colores —y acabados de pintura mate— teniendo siempre la opción de elegir entre el asiento en beige o en negro.

En el manillar nos encontramos con un cuadro de mandos completamente digital con buen aspecto aunque no demasiado bien visible bajo condiciones de mucha luz. En el mismo disponemos de información básica con porcentaje de carga de batería, modo de conducción y velocidad.

Disponemos de un botón con los tres ‘modos de conducción’ disponibles en con un botón en el manillar, aunque por lo que comprobamos en la prueba la entrega de potencia es la misma, por lo que al final no es más que un limitador de velocidad a 25/45/50 km/h. Con el primer modo alcanzaremos los 25 km/h con una entrega de potencia suave. En los otros dos modos, una vez alcanzada la velocidad máxima la Spuma Li simplemente deja de empujar llegado a su límite.

Si hablamos de elementos prácticos, disponemos de una pequeña guantera con llave y un gancho para colgar bolsas. El hueco bajo el asiento no permite alojar un casco, así que incluye de serie un baúl del mismo color que la carrocería. La calidad del baúl no es muy destacable, y los ruidos y vibraciones que provoca con asfalto irregular enturbian el silencio absoluto con el que se circula con la Spuma Li.

Disponemos caballete y pata de cabra, y en ambos casos al estar desplegados la moto dispone de un sistema para no poder iniciar la marcha. Otro elemento de seguridad es la llave maestra que permite cancelar el hueco de la llave. En cuanto a la iluminación, la Spuma Li va equipada con lámparas LED.

En marcha

Nos ponemos en marcha e, inmediatamente, nos damos cuenta de que el comportamiento de la Spuma Li es perfecta para moverse en ciudad. Su longitud de 1.925mm y 69mm de anchura hacen que esta moto eléctrica sea muy manejable.

A eso sumamos su ajustado peso de solo ochenta kilogramos y que dispone de marcha atrás de serie, una ayuda muy útil para sacar la moto de aparcamientos y aceras reducidas. Con presionar un botón especifico en su manillar, y a la vez dar gas, la moto empezará a moverse marcha atrás, para ponerse en circulación sin ningún esfuerzo.

La Spuma Li viene equipada con frenos de disco hidráulicos tanto en la rueda delantera como en la trasera, y estas son de 12” de diámetro en ambos casos con gomas de 110 con perfil 70.

Junto con el precio, el apartado dinámico es uno de los grandes puntos a favor de la Spuma Li. La moto tiene un comportamiento equilibrado, con una frenada con un buen compromiso entre progresividad y firmeza. La prueba ser realizó coincidiendo con algunos días de lluvia, e incluso con asfalto mojado, la Ebroh respondió sin ningún problema con la misma seguridad.

Resulta muy fácil de conducir, entra bien en los virajes de poca velocidad, y tiene un buen ángulo de giro. La posición de conducción es bastante erguida, pero confortable, y el mullido del asiento es blando, aunque nos ha parecido excesivamente plano. Podemos llevar a un pasajero sin grandes holguras pero con espacio suficiente, y disponemos de estriberas retráctiles en la carrocería.

El apartado dinámico es uno de los grandes puntos a favor de la Spuma Li. La moto tiene un comportamiento equilibrado, seguro, y una frenada con un buen compromiso entre progresividad y firmeza.

En cuanto al motor, alojado en el interior de la rueda trasera, es un propulsor sin escobillas que ofrece 3 kW (4,02 CV) conectado a una batería de iones de litio, de la marca LG, con una potencia de 60 voltios alojada bajo el asiento que permite una autonomía que, según el fabricante, oscila entre 50 y 60 km.

En su caso la velocidad está limitada a 45 km/h para entrar dentro de la categoría L1e (ciclomotores), pero es fácil poner el velocímetro cerca de los 52 km/h. Como en la mayoría de las motos eléctricas, el empuje es bueno y con una aceleración constante al disponer de todo el par desde el arranque.

Coste a los 100Km

Velocidad en Km/h

Km de autonomía

Lo más destacado son sus opciones de carga de la batería: puede ser cargada en la misma moto mediante un puerto de carga situado en la parte externa debajo del asiento, o también se puede extraer la batería  para cargarla cómodamente, pudiendo dejar así la moto en la misma calle o en el garaje.

Esta opción de poder recargar la batería extrayéndola es uno de los puntos a favor de este modelo de Ebroh, ya que no olvidamos de uno de los handicap que están haciendo a muchos usuarios no decidirse por la compra de vehículos eléctricos al no tener un parking donde recargarlo. Con esta solución, la Spuma Li abre un nuevo mercado a esos nuevos posibles compradores, que no se habían planteado la compra de un modelo eléctrico hasta ahora.

El proceso para extraerla es sencillo, tras abrir la tapa y liberar un seguro, la desenchufamos y y tirando del asa nos podemos llevar a casa o a la oficina sus aproximadamente 12 kg de peso.

La recarga se realiza a través de un cargador independiente con conector para enchufes domésticos. Tarda aproximadamente entre 4 y 6 horas en realizarla y el cargador —con un ventilador que suena bastante, así que es aconsejable hacer la carga en un lugar tranquilo— avisa con luz verde al  alcanzar el 100% de carga.

Sobre la autonomía tenemos que reconocer que en un principio sorprende lo pronto que pasa del 100% de batería a 80% (con 52 km de autonomía), pero lo cierto es que al límite de su autonomía hemos recorrido una distancia próxima a los 60 km, muy cerca de lo prometido por el fabricante.

Tras realizar dos recargas y hacer nuestros cálculos, la cifra real está entre los 58 y los 62 kilómetros por carga, dependiendo del tipo de conducción que hagamos. Sobretodo porque el uso que hicimos no fue precisamente conservador con el puño derecho, y apenas utilizamos el modo «estándar» que debería poder estirar un poco más la cifra final.

Conclusiones

Su manejo sencillo —desbloquear, acelerar y frenar— y su comportamiento seguro, convierte a esta Spuma Li en una opción perfecta para usuarios noveles y para aquellos que quieren un medio de transporte sencillo para cruzar la ciudad con el que no hay que preocuparse de pasar por la gasolinera. 

La conducción ágil, la ausencia total de ruido —es una de las motos eléctricas más silenciosas que hemos probado—, la convierten en un vehículo tremendamente cómodo para desplazarse por la ciudad.

La Ebroh Spumali está disponible en Valencia Electric Riders (C/ Cádiz 96, València) por un precio de 2.309€ impuestos incluidos.


Ficha técnica

Ebroh Spuma Li 
Precio unidad probada:2.309,00€ (IVA incluido)
Largo/ancho/alto:1925/690/1160mm
Peso:80 Kg.
Carga máxima:200 Kg.
Capacidad:2 personas
Potencia:3000W (4 CV)
Pendiente máxima:15º
Velocidad máxima (oficial):45 km/h
Batería:Lítio (60v-28Ah)
Autonomía:60 Km.
Peso batería:12 Kg
Tiempo de carga:4-6 horas

Lo que más

Precio y consumo


Facilidad de conducción


Comportamiento y frenada


 

Lo que menos

Visibilidad de la pantalla de día


Mullido del asiento plano


Acabado y vibraciones del baúl