Diego Obiol

Caro diario

La película de Moretti cristaliza con esos planos subjetivos de él mismo sentado en su vespa, el portento de contar lo simple y la celebración de lo conocido. La ciudad vista como un personaje.

Leer más