Seleccionar página

Estas son las 7 propuestas de futuro para una movilidad más limpia

Estas son las 7 propuestas de futuro para una movilidad más limpia

Emprendedores vinculados a València nos descubren la idea con la que quieren revolucionar nuestros desplazamientos.

La movilidad sostenible no es una utopía, mucho menos una distopía. Su interpretación del futuro tiene poco de ficticia porque, de hecho, es la única interpretación posible. No es una quimera, si acaso un mito que debe inspirar una realidad. El hombre siempre ha sido de moverse, y por eso necesita que el desplazamiento sea cada vez más rápido, más constante, a la par que más limpio. Que se muestre respetuoso con el entorno, o no habrá entorno que valga.

Así que la movilidad sostenible no es el Dorado, ni tampoco la Atlántida. Tiene poco de conquista legendaria, ya que los intrépidos que se han lanzado en su búsqueda aportan hojas de ruta muy realistas. En forma de startups, con modelos de negocio innovadores y dispuestos a revolucionar nuestras ciudades.

Desde facilidades para los vehículos eléctricos a plataformas sincronizadas de sharing, pasando por autoescuelas digitales que nos ahorran los desplazamientos, o sistemas de reparto limpios que garantizan la efectividad. Se trata de hacer menos contaminantes los transportes y las calles, incluso los aparcamientos; de conseguir ciudades sostenibles, con un presente comprometido y un futuro de calidad; ahí reside el auténtico desafío del I+D. Y sí, a su vez es una tendencia de mercado con rentabilidad.

Según el último Eurobarómetro sobre Cambio Climático, el 79% de los españoles considera que el medio ambiente es un asunto muy serio y está dispuesto a invertir en productos ecológicos. Estos datos han hecho crecer más de un 300% las patentes de energías renovables y han impulsado un 26,3% la aparición de startups con fines ambientales en España.

Foto: Kike Taberner

Foto: Kike Taberner

Los siete emprendedores que vienen a continuación ya han convertido su idea en una empresa con la que planean revolucionar nuestro entorno más próximo. Nos explican cómo impacta su solución en el día a día del usuario y de qué manera podría evolucionar en el futuro. Un futuro donde quizá no haya coches individuales, ni se pueda circular por el centro de la ciudad, y la bicicleta sea una revolución inesperada. Pero un futuro donde las personas, más cerca o más lejos, de un modo u otro, y necesariamente de forma más sostenible, seguiremos en movimiento.

 

01. Que los trabajadores compartan coche


ALMA
Creada en 2018 - Lanzadera 2020
Al habla con… Antonio Robert, CEO

Se trata de… Un servicio de car-sharing flotante con coches eléctricos. Los usuarios pueden coger y dejar los coches en cualquier punto del área operativa para viajes urbanos y periurbanos.

¿Cuál es la diferencia con respecto a otras plataformas de sharing? Tenemos dos servicios diferenciales. Por un lado, hemos lanzado un servicio de movilidad a polígonos industriales que, en ciudades como Zaragoza o Valencia, supone un alto porcentaje de los desplazamientos y más de un 25% de las emisiones de CO2. Agrupamos empleados para maximizar el uso de los coches. Por otro lado, está la oferta ‘Enchufado’, mediante la que un cliente obtiene una tarifa mensual muy económica, a cambio de que le instalemos en el garaje de casa un cargador eléctrico para que reposten otros coches. Es un grupo de usuarios reducido y que seleccionamos uno a uno.

La idea parte… El concepto de coche compartido, en cualquiera de sus modalidades, ya existía desde hace años y está creciendo. Nuestro principal reto ha sido hacer que el viaje oportunista de particulares coexista con los viajes al trabajo, planificados de antemano con las empresas.

¿Con qué dificultades os encontrasteis para rentabilizarla? Para hacer este negocio rentable debemos maximizar los minutos de uso de cada vehículo, por lo que debemos ser muy creativos a la hora de satisfacer los diferentes tipos de demanda en cada franja horaria y día de la semana.

¿En qué otras líneas de negocio podría derivar? Creemos que debemos complementar nuestra oferta con vehículos para realizar viajes interurbanos. Queremos impulsar el alquiler de vehículos con mayor alcance, fáciles de reservar por app, especialmente para los fines de semana.

¿Estamos condenados a la desaparición del vehículo privado? En el entorno urbano, es algo que ya viene ocurriendo en ciudades como Madrid. Especialmente los más jóvenes usan opciones de movilidad alternativas al vehículo en propiedad. Si haces bien la cuenta, el ahorro es enorme (seguros, reparaciones…), además de los beneficios para la ciudad (ambientales, de espacio…)

¿Constituye la movilidad un campo por explotar? El reto como sociedad es ofrecer este tipo de servicios no solo en las grandes capitales. Y esa es una labor nuestra, de los operadores, pero también de los políticos y de los ciudadanos, que al final deben hacer la apuesta definitiva.

¿Es València una ciudad comprometida con los desplazamientos ‘limpios’? La ciudad ha hecho un esfuerzo enorme por fomentar la movilidad en bici – individual y activa-, pero falta el car-sharing. Hay estudios que demuestran que se eliminan 14 coches por cada coche compartido.  Además, la eliminación de esos coches privados funciona como catalizador y hace que todos los ciudadanos utilicen más las alternativas de movilidad: transporte público, bicicletas, taxi…

02. Que la autoescuela vaya a ti


DRIBO
Creada en 2017 - Lanzadera 2020
Al habla con… Enric Romero, CEO

Se trata de… Una opción flexible para sacarse el carnet de conducir, desde la parte teórica a la práctica, manejando todo el proceso mediante una app en el móvil.

¿Cuál es la diferencia con respecto a otras autoescuelas online? No se trata simplemente de impartir las clases por Internet. El alumno puede completar todo el proceso: formación teórica, la gestión de su expediente, concertar cita con un centro médico, reservar clases prácticas y elegir las fechas de examen. Y lo hace todo, todo, desde su móvil, cuando quiere y donde quiere.

La idea parte… De la confluencia de tres factores. Resulta que la movilidad está cambiando, pero la puerta de entrada, que es la formación vial, sigue siendo analógica. Luego está la ineficiencia en todo el proceso, que lleva a un descontento generalizado entre los alumnos. Y por último, en el equipo fundador teníamos experiencias totalmente complementarias para ir al modelo digital.

¿Con qué dificultades os encontrasteis para rentabilizarla? Gran parte de las dificultades que hemos tenido vienen del ámbito administrativo. Trabajamos en un sector con una regulación totalmente desfasada y que durante muchos años ha protegido a aquellos que eran reacios a innovar. Afortunadamente, esto ha ido cambiano y las directrices que viene marcando Europa en lo que a transformación digital y sostenibilidad se refiere, nos están siendo favorables.

¿En qué otras líneas de negocio podría derivar en el futuro? Cualquier servicio vinculado con la movilidad personal. Por ejemplo, seguros, servicios de asistencia o adquisición de vehículos.

¿Estamos condenados a la desaparición del vehículo privado? La irrupción del vehículo autónomo en las próximas décadas, las crecientes flotas de sharing o la crisis climática apuntan a que la forma en la que consumimos la movilidad será distinta en los próximos años. Parece lógico pensar que en un futuro usaremos de forma masiva los vehículos, pero ese escenario también plantea muchas incógnitas. ¿Qué sucede con la personalización de la experiencia? Cómo se protegerán las flotas de un ciberataque? ¿Estamos preparados para ceder el control al coche?

¿Constituye la movilidad un campo por explotar? La transformación energética combinada con los flujos migratorios demográficos o los avances en inteligencia artificial, por mencionar algunos temas candentes de incidencia global, tienen como punto de encuentro la movilidad de personas y mercancías. La innovación que está por llegar es innovación en mayúsculas, y a escala planetaria.

¿Es València una ciudad comprometida con los desplazamientos ‘limpios’? Acabamos de llegar a la ciudad de la mano de Lanzadera y todavía no hemos podido profundizar en el tema. Por ahora, hemos podido probar algunas opciones de movilidad que ayudan a reducir la congestión de vehículos, como serían el motosharing o las opciones de taxis/VTCs.

03. Que los vehículos de reparto sean modulares


ESUS MOBLITIY
Creada en 2019 - Col·lab, Las Naves, 2020 - Campeón Nacional #ClimateLaunchpad
Al habla con… William Molina, CEO, y Juanjo García, CFO & Investir

Se trata de… Una empresa que ofrece un vehículo de movilidad personal, con gran capacidad de carga, organización modular y 100% eléctrico, que puede desplazarse por los carriles bici de todas las ciudades. Se dirige a las empresas de logística de última milla, ya que que les ayuda a abaratar costes y ensalza sus valores medioambientales, también de cara al consumidor.

¿Cuál es la diferencia con respecto a otros sistemas de reparto? Actualmente hay empresas que realizan el reparto en patinete convencional, lo que hace que el conductor tenga que llevar la carga sobre su espalda (el volumen está limitado por ley). El patinete ESUS es capaz de cargar 175 kilos, con inclinaciones del 20%, y mantener la velocidad de crucero. Tiene baterías que se extraen y módulos de carga intercambiables: uno para paquetería, otro de catering, otro postal….

¿Y sus ventajas con respeto a la bici? Por supuesto, todo reparto sostenible que reduzca la huella de carbono es positivo. Al igual que las bicicletas y las ‘cargo bikes’, ESUS puede circular por los carriles bicis y no es necesaria su matriculación ni las revisiones de ITV. Pero tiene como ventajas su capacidad de giro dentro del carril, sin tener que salir de él; que no es necesario pedalear (100% eléctrico); puede ser utilizado por personas con movilidad reducida; tiene frenado automático y se trata de un vehículo conectado (IoT), por lo que se apaga a si el usuario deja de estar sobre él. Esto facilita el acceso a las viviendas sin estar quitando y poniendo candados.

La idea parte… De la necesidad de uno de los socios, Fran, que buscaba un patinete eléctrico para moverse por la ciudad, llevando con seguridad a su hija al cole y transportando el material de trabajo o la compra. Poco después, la idea viró hacia el sector de la última milla, al regular la DGT los patinetes eléctricos como Vehículos de Movilidad Personal (solo una persona y sin hijos).

¿Con qué dificultades os encontrasteis para rentabilizarla? El gran pero que tiene la movilidad sostenible es el coste. Buscamos un vehículo low cost que ayude a los clientes a disponer de un vehículo sostenible, seguro y cómodo de conducir bajo la modalidad de renting.

¿En qué otras líneas podría derivar en el futuro? Estamos orientándonos al repartos de supermercados (grocery) y la Administración pública. Al intercambiar módulos, un mismo vehículo serviría para servicios de limpieza o reparto de notificaciones. Otras líneas de negocio son los profesionales independientes, como fontaneros, carpinteros y otros reparadores urbanos.

¿Estamos condenados a la reconversión de la mensajería y la paquetería? Estamos volcados a entender cómo van a ser las ciudades del futuro. Según el último informe del Forum Económico Mundial, si no actuamos pronto, las ciudades incrementarán sus atascos en más de 11 minutos, fruto del mayor número de furgonetas de reparto y del las entregas de comercio electrónico.

 ¿Constituye la movilidad un campo por explotar? Estamos asistiendo a nueva revolución de la movilidad que únicamente es comparable con la invención del automóvil. Hemos de entender que actualmente la sociedad está cambiando y que el sentido de la posesión no está por encima de la necesidad que cubre. Los usuarios y clientes lo serán de servicios, y no tanto de productos.

04. Que las empresas ‘muevan’ al trabajador


JOURNIFY
Creada en 2017 - Ideas UPV
Al habla con… Ignacio Zaballos, CEO & Cofunder

Se trata de… Un sistema inteligente de coches compartidos (carpooling) para facilitar a los ciudadanos sus desplazamientos diarios, maximizando sus conexiones y ampliando sinergias. Se optimiza la tasa de ocupación media del vehículo, se reducen las emisiones de CO2 y se ahorra.

¿Cuál es la diferencia con respecto a otras plataformas de coches compartidos? El servicio personalizado y el acompañamiento en el proceso. Hablamos con grandes organizaciones que tienen problemas de movilidad para adaptar la solución tecnológica a sus necesidades concretas. A continuación, preparamos los planes de lanzamiento para asegurarnos de su alta tasa de uso.

¿Las empresas se interesan cada vez más por los desplazamientos de sus trabajadores? En efecto, porque se han dado cuenta de que influye directamente en la felicidad y productividad. Les ofrecen fórmulas de movilidad sostenible porque esto incrementa la atracción de talento y, a la misma vez, están mejorando sus políticas de Responsabilidad Social Corporativa (RSC).

La idea parte… De de los socios fundadores, que vivíamos fuera de Valencia, pero todos los días nos teníamos que desplazar en nuestros coches particulares a la Universidad, con su respectivo derroche económico e impacto medioambiental. Nos unimos para desarrollar Journify, ganamos una hackaton internacional de Google y fuimos profesionalizando el negocio hasta el día de hoy.

¿Con qué dificultades os encontrasteis para rentabilizarla? Siempre es complicado combinar innovación con rentabilidad. El carpooling no es algo excesivamente implantado en España, así que todavía nos enfrentamos a una tarea de evangelización y normalización del servicio.

¿En qué otras líneas de negocio podría derivar en el futuro? Al trabajar con organizaciones desde dentro, podemos detectar otro tipo de necesidades. Nosotros nos vemos como un operador tecnológico de movilidad, capaz de ayudar a las empresas en cualquier fase de la revolución que estamos viviendo: vanpooling, carsharing, digitalización de las flotas…

¿Estamos condenados a la desaparición del vehículo privado? No pensamos que eso vaya a ocurrir, por lo menos en el ámbito metropolitano. El vehículo privado seguirá existiendo por la flexibilidad y velocidad que aporta, aunque creemos que acabará siendo 100% eléctrico.

¿Constituye la movilidad un campo por explotar? Solo hace falta pensar en Madrid hace cinco años, cuando únicamente había taxis, bicicletas y transporte público. Hoy en día, el ciudadano dispone de más de 20 soluciones distintas: carpooling, carsharing, motosharing, bikesharing, kicksharing…. A todo esto, podemos sumarle la llegada de vehículos autónomos, infraestructura inteligente, coches eléctricos, optimización de flotas logísticas y operadores de transporte público.

¿Es València una ciudad comprometida con los desplazamientos ‘limpios’? Desde luego,  es una de las más comprometidas con eliminar espacio al vehículo privado y otorgarlo a los vehículos de movilidad personal, como la bicicleta o el patinete eléctrico. Pero nos queda mucho margen de mejora. De hecho, estas medidas están provocando un aumento del tráfico y de emisiones de CO2, al moverse los mismos vehículos en un menor espacio, por no estar implantando soluciones disuasorias, como parkings y servicios lanzadera en las entradas principales de la ciudad.

05. Que los patinetes tengan su hueco


LEES
En fase de proyecto - Alumnos UPV
Al habla con… Paula Matoses, José Manuel Arnao, Raquel Espasa y Alba Guarinos

Se trata de… LESS (Locker for Electric Scooters) surge como respuesta a la necesidad actual de estacionar y guardar los patinetes eléctricos de manera segura, cómoda y eficaz. Se trata de un mueble con un diseño sencillo, a la vez que práctico, que se puede instalar en cualquier estancia.

¿Cuál es la diferencia con respecto a otras soluciones de aparcamiento de patinetes? La seguridad y el diseño. El mueble está elaborado con polietileno extruido reciclado, pensando en todos los detalles, y su diseño aporta valor añadido a la estancia. Al guardar el patinete en el interior, se garantiza la seguridad frente a robos y daños. Creemos que en el mercado debería orientarse a aquellas empresas con clientes que se desplazan en patinete a diario, o que quieran captarlos, afianzando su compromiso ecológico y ganando diferenciación sobre su competencia.

La idea parte… Less es resultado de una asignatura que cursamos en el Máster de Arquitectura de la UPV (Creación de Empresa y Emprendimiento) donde debíamos desarrollar un plan de empresa. La idea vino de que Raquel siempre se encontraba con obstáculos para aparcar su patinete y entendimos que era un problema muy común para el que no había respuesta.

¿Tenéis intención de rentabilizarla? En estos momentos, estamos en fase de desarrollo y prototipado. Nuestra intención es que a finales de año el producto ya esté en el mercado.

¿En qué otras líneas de negocio podría derivar en el futuro? El objetivo es que, más adelante, sean las instituciones públicas las que desarrollen una red Less en las ciudades.

¿Estamos condenados a la desaparición de los coches? No es fácil adivinar cómo serán las ciudades del futuro, pero tomando como referencia a Jan Gelh en lo que al urbanismo se refiere, entendemos que hay cuatro máximas: vitalidad, seguridad, sostenibilidad y salubridad. Y el coche no contribuye a ninguna de ellas. Las ciudades deben ser para las personas, no para los coches.

¿Constituye la movilidad un campo por explotar?  En efecto, aunque no se conseguirá si no se acompaña de una mejora del espacio público. Por ejemplo, peatonalizar no funcionará si no se optimiza la red de transporte público; no se conseguirá que la gente se decante por la bicicleta o  el patinete si no hay un carril amplio, protegido y verde… Y así con todo. El interés de la población por estos sistemas alternativos se fortalece cuando se siente segura y cómoda utilizándolos.

06 / Que haya tarifa plana de sharing


ELECTRIC MOLO
Creada en 2018 - Lanzadera 2020
Al habla con… José Manuel Donate, CEO

Se trata de… Una plataforma de movilidad por suscripción centrada en las motos eléctricas.

¿Cuál es la diferencia con respecto a otras plataformas de sharing? Somos la primera plataforma que ofrece un servicio de movilidad por suscripción, con hasta cinco planes distintos y muy asequibles (desde 9’90 al mes). Esto permite planificar el coste del transporte mes a mes.

La idea parte… De Paco Navarrés, CTO y co-fundador de la empresa, quien quería crear un servicio que no fuese un simple un complemento para quienes poseen un coche o una moto, sino una alternativa real de movilidad. De hecho, Electric Molo se lanzó bajo el claim: “No te compres una moto”. Queremos que se entienda como una rutina de vida más que un servicio puntual.

¿Con qué dificultades os encontrasteis para rentabilizarla? Una empresa de movilidad compartida opera gracias a una flota de vehículos, que normalmente representan sus activos, y para funcionar tiene que soportar gastos operativos relevantes. Es un gran desafío.

¿En qué otras líneas de negocio podría derivar en el futuro? Damos servicio en un entorno urbano, pero hay infinitas posibilidades, desde el transporte interurbano hasta los servicios B2B.

¿Estamos condenados a la desaparición del vehículo privado? La cultura del sharing no se ha impuesto solamente en el sector de la movilidad; pensemos en el inmobiliario. El coche privado no desaparecerá, pero ya ha perdido esa calidad de status symbol. Las nuevas generaciones no quieren ataduras de ningún tipo y no tienen la necesidad ni el deseo de comprar un coche: buscan experiencias y consideran que un medio de transporte es tan solo la manera de llegar a un lugar.

¿Constituye la movilidad un campo por explotar? Hace 10 años no podíamos ni imaginar las ciudades actuales, con servicios de sharing de coches, bicis, patinetes, motos eléctricas… El cambio cultural ha sido enorme y, en la próxima década, cabe suponer que el entorno de la movilidad seguirá evolucionando rápidamente, generando oportunidades muy interesantes.

¿Es València una ciudad comprometida con los desplazamientos ‘limpios’? Definitivamente, sí. La cultura de la bici ha representado el primer paso hacia una ciudad realmente concienciada. Es importante destacar la importancia de la multimodalidad y de la colaboración entre transporte público y privado, que harán de València una ciudad pionera en términos de sostenibilidad.

07 / Que exista una red de recarga de coches


PLACE TO PLUG
Creada en 2015 - Lanzadera 2020
Al habla con… Marc Ruiz, CEO, y Josep Cester, COO

Se trata de… Una plataforma de recarga para vehículos eléctricos basada en inteligencia artificial, que conecta conductores y puntos de recarga. Estamos creando una red a nivel global, que incluye tanto estaciones públicas como privadas, a partir de referencias colaborativas.

¿Cuál es la diferencia con respecto a otras plataformas de recargas? Hay muchos actores en el sector de la recarga de vehículo eléctrico con diferentes enfoques, pero ninguno ofrece esta solución integral: una app para conductores, con centro de control, interoperabilidad y plataforma para developers, lo que es de gran valor para nosotros y nos permite controlar las diferentes fases de los procesos de recarga. La agregación de los datos obtenidos hace posible que utilicemos la inteligencia artificial para la predicción de la demanda de electricidad o del uso de las estaciones.

La idea parte de… Los dos socios fundadores, que somos unos apasionados de la sostenibilidad y la movilidad eléctrica. Josep es propietario de un vehículo eléctrico y pronto experimentó la sensación de ‘range anxiety‘ (miedo de no poder llegar a tu destino por falta de autonomía) al planificar unas vacaciones lejos de casa. Le propuso a Marc la idea de construir una plataforma donde particulares y empresas pudieran ofrecer enchufes para recargar vehículos eléctricos y  compartir información. Así empezamos a trabajar en una suerte de plataforma colaborativa.

¿Con qué dificultades os encontrasteis para rentabilizarla? Pronto nos dimos cuenta de que ofrecer una plataforma colaborativa para compartir puntos de recarga no era suficiente y no se podía rentabilizar a corto-medio plazo. Por eso, decidimos crear la solución de principio a fin que ofrecemos ahora, dando servicio tanto a operadores de puntos de recarga como a conductores.

¿Estamos condenados a la desaparición del vehículo de combustión? Quizá no desaparezca del todo, pero ver salir humo de un vehículo en unos años será tan extraño como ver un carruaje de pasajeros tirado a caballos por una carretera convencional. Gracias a la expansión de puntos de recarga y a soluciones como la nuestra, cada vez hay menos miedo a pasarse al eléctrico.

¿Constituye la movilidad un campo por explotar? Sin duda, y ya no estamos hablando solo de movilidad eléctrica. El sistema actual en el que tenemos un coche particular inutilizado el 90% del tiempo no tiene ningún sentido. La movilidad será eléctrica, compartida y bajo demanda.

¿Es València una ciudad comprometida con los desplazamientos ‘limpios’? Como somos recién llegados, no podemos aun dar una opinión fundamentada. A primera vista, hay movilidad eléctrica compartida y una buena red de transporte público. Siempre gustaría ver menos coches de combustión, pero poco a poco.

Sobre la firma

Almudena Ortuño

Almudena Ortuño Serrano (Murcia, 1987). Periodista y pirada de la comunicación escrita. Cuento historias, y en consecuencia todo lo demás. He pasado por periódicos como Las Provincias, Levante y Valencia Plaza. También he coordinado los contenidos de revistas en Madrid. Desde hace un tiempo, me dedico a comer y beber como una reina, y luego lo cuento en El Comidista y Guía Hedonista. Colaboro con las marcas haciendo su relato, lo que ahora se llama 'storytelling', y escribo en todos los rincones que me lo permiten.