Seleccionar página

La británica Jaguar a partir de 2025 solo tendrá vehículos eléctricos

La británica Jaguar a partir de 2025 solo tendrá vehículos eléctricos

La marca británica de coches Jaguar solo ofrecerá a partir de 2025 vehículos 100 % eléctricos, mientras que la de todoterrenos Land Rover tendrá su primer modelo cero emisiones en 2024, según la nueva estrategia del Grupo denominada ‘Reimagine’.

El consorcio Jaguar-Land Rover, en manos del Grupo indio Tata, quiere reinventar el lujo moderno y basarlo en la sostenibilidad, en exclusivas experiencias de cliente y en un impacto social positivo en el medioambiente y la sociedad, según su consejero delegado, Thierry Bolloré, que ha explicado en una nota que para ello van a electrificar a sus dos marcas: Jaguar y Land Rover.

En el caso de Jaguar, a mediados de esta década se convertirá en una marca de alta gama «completamente eléctrica» con tecnologías pioneras de última generación. En su cartera no habrá un sustituto del actual modelo XJ, aunque se conservará el nombre.

Para Land Rover lo que se ha previsto es que, antes de 2030, cerca de un 60 % de sus ventas sean también de vehículos con cero emisiones, entre los que habrá de pila de combustible de hidrógeno.

En los próximos cinco años, Land Rover tendrá seis modelos totalmente eléctricos. El plan ya está en marcha y, en los próximos 12 meses, varios prototipos circularán por las carreteras del Reino Unido.

La marca de todoterrenos también se ha fijado para antes de 2039 ser neutra en emisiones de carbono en toda su cadena de suministros, productos y operaciones.

La estrategia Reimagine contará con un presupuesto anual de 2.500 millones de libras (unos 2.867 millones de euros) para que todos los modelos de Jaguar y Land Rover tengan una versión totalmente eléctrica a finales de esta década.

Desde el punto de vista de la fabricación, Jaguar Land Rover mantendrá sus plantas e instalaciones de montaje en el mercado británico y en todo el mundo.

La planta británica de Solihull, en West Midlands, albergará la futura plataforma de electrificación avanzada de Jaguar, así como la estructura de arquitectura modular longitudinal MLA de Land Rover para motores de combustión interna electrificados (ICE) y para modelos 100 % eléctricos.

Con todos estos cambios que va a implementar, Jaguar Land Rover quiere alcanzar cifras de dos dígitos en el margen de beneficios antes de intereses e impuestos, un flujo de caja positivo y un efectivo neto de deuda positivo antes de 2025.

Lo que busca es ser uno de los fabricantes de alta gama más rentables del mercado, según Thierry Boyoré.