Seleccionar página

La covid sube la venta de coches de segunda mano y frena la renovación y electrificación del parque móvil

La covid sube la venta de coches de segunda mano y frena la renovación y electrificación del parque móvil

La covid-19 está poniendo en jaque los planes del Gobierno para renovar y electrificar el parque móvil debido a que muchos ciudadanos están optando por comprar coches de ocasión, con un fuerte repunte en las ventas de los de más de 15 años, para evitar el uso del transporte público y reducir el riesgo de contagio.

Entre enero y octubre se vendieron en España 1.564.026 turismos de ocasión, el 14,2 % menos que un año antes y de los que más de la mitad, 881.242 (56,3 %), tenía más de diez años, y de estos, 525.476 (33,6 % del total), más de quince.

Desde el fin de las restricciones de movilidad en junio, las ventas de vehículos de entre 15 y 20 años han subido entre el 1,6 y el 22,3 %, dependiendo del mes; y las de coches con más de 20 años (173.565) se han anotado repuntes de entre el 15,6 y 36,4 %, según datos del sector, que advierte de que estos vehículos son los más contaminantes y menos seguros del mercado.

Por tecnologías, de los vehículos de segunda mano transferidos hasta octubre el 59,4 % era gasolina, el 38,2 % diésel, el 1,8 % híbrido, el 0,2 % (3.298) eléctrico, el 0,15 % (2.362) híbrido enchufable y el 0,2 % de gas (3.401).

En lo que respecta al mercado nuevo, en los diez primeros meses del ejercicio se matricularon 669.662 unidades, cifra que supone una caída del 36,8 % frente a un año antes y que implica que por cada coche nuevo se vendieron más de dos de segunda mano.

Del total de turismos y todoterrenos matriculados hasta octubre, cerca del 80 % tenía un motor tradicional de combustión, el 14,85 % era híbrido no enchufable, el 1,75 % eléctrico (11.728), el 2,06 % híbrido enchufable (13.770) y el 1,05 % de gas (10.071).

Para frenar la caída de ventas e incentivar la renovación del parque móvil hacia uno menos contaminante, el Gobierno puso en marcha en verano dos planes de ayudas, uno para todas las tecnologías (Renove) y otro para alternativos (Moves), sin los que, según las empresas, el desplome de ventas habría sido aún mayor.

Recientemente, el Ejecutivo anunció el objetivo de que en España circulen en 2023 unos 250.000 vehículos eléctricos, frente los 53.847 que había en 2019. Lograr esa meta, según el sector, conlleva tener que matricular unas 83.000 unidades al año, objetivo difícil de alcanzar al ritmo actual.

Caídas en el mercado

«La pandemia genera mucha inseguridad en la ciudadanía, la gente tiene miedo a los contagios. Para evitarlos opta por un medio de movilidad personal y huye del transporte público. Muchas de esas personas no tienen capacidad de gasto para comprar un vehículo nuevo», comenta el presidente de la asociación de distribuidores Ganvam, Raúl Palacios.

Esto explica que las ventas de coches de más de 15 años estén registrando subidas muy por encima de las de años anteriores, sobre todo en Madrid y Cataluña, donde hay una mayor afectación del virus y un mayor uso del transporte público, ha añadido.

En su opinión, la ‘palanca’ fundamental para poder sacar del parque estos vehículos estriba en extender a coches de 5 años los planes de incentivos con achatarramiento (para cobrar la ayuda o que ésta sea mayor hay que entregar un coche para su retirada de la circulación).

Según las previsiones de Ganvam, las matriculaciones caerán este año entre el 30 y el 35 %, mientras que el mercado de ocasión retrocederá el 15 %, aunque estos desplomes puede ser mayores dependiendo de las restricciones que se impongan, pues son las que lastran la confianza y las ventas.

Desde la asociación de fabricantes Anfac, han apuntado que la incertidumbre sanitaria y económica generada por la segunda ola ha frenado el impulso que se había logrado tras el desconfinamiento y con la puesta en marcha de los planes de ayudas que, aunque están permitiendo sustituir vehículos, van a un ritmo muy lento.

Los planes de ayuda son buenas herramientas para incrementar las ventas y lograr la descarbonización y electrificación de nuestro parque, han dicho a Efe desde Anfac, que reclama que el plan Moves eleve su dotación desde los 100 millones de euros de este año hasta los 450 millones en 2021.

Respecto al cierre de año, los fabricantes prevén que 2020 acabe con una caída de matriculaciones de turismos del 35 %, hasta 850.000, aunque todo dependerá de la evolución de la pandemia y de las medidas que se apliquen para la contención del virus.

 

Según el sector, en el mercado nuevo también influirá la aplicación de la nueva forma de medir las emisiones (WLTP) y su repercusión en el impuesto de matriculación, pues de mantenerse el planteamiento actual muchos vehículos que ahora no lo pagan (75 % de la producción en España) a partir de enero estarán gravados en un 4,75 %.

Esto podría desplazar compras a diciembre y mermar hasta en un 30 % las ventas a partir de enero ante la subida de precios, lo que puede suponer un «duro» golpe para fabricantes y vendedores, pues podrían dejarse de vender 100.000 coches producidos en España y menos contaminantes.

«La pandemia, y la crisis que ha traído consigo, nos ha hecho perder este año unas 300.000 matriculaciones (…). Esto impacta en dos asuntos clave: frena la renovación del parque y hace que nos rezaguemos un poco más en el avance hacia una movilidad descarbonizada», comentan desde la asociación de concesionarios oficiales Faconauto.

Sin la puesta en marcha del Renove «estaríamos hablando de una situación mucho más preocupante«, según las mismas fuentes, que han añadido que «la obsesión ha de ser reactivar la demanda».

Faconauto prevé que el mercado de ocasión cierre el año con una caída del 13 %, hasta 1,8 millones de unidades, y que las matriculaciones desciendan el 30 %, hasta 850.000 unidades. EFE