Seleccionar página

Kadett Impuls I

Kadett Impuls I

La firma Opel, perteneciente ahora al grupo PSA, tiene ahora en el mercado su nuevo Opel Corsa-e con una autonomía de 330 kilómetros en ciclo WLTP. De cero a 100 km/h en 8,1 segundos. Una batería de 50kWh que carga rápidamente hasta el 80 por ciento de la capacidad en 30 minutos.

Un antepasado del Corsa-e, fue el Opel Kadett Impuls I, con el que la marca alemana creo el vehículo de investigación hace 30 años especialmente pensado para la conducción urbana. La idea era averiguar como un coche eléctrico basado en la producción con componentes eléctricos actualmente disponibles se adaptaría al tráfico del centro de la ciudad de la época. Con una condición: mantener al máximo el espacio interior y del maletero, así como la carga útil del modelo estándar.

Opel desarrolló el Kadett Impuls I en cooperación con la empresa de energía RWE y el fabricante de baterías SAFT – hoy socio de la compañía en la producción conjunta planificada de baterías en la planta de Kaiserslautern. Un motor eléctrico de 100V DC impulsaba las ruedas delanteras. Las baterías de níquel-cadmio suministraban la energía. Con el fin de optimizar la distribución del peso, las baterías estaban situadas en el compartimiento del motor debajo del maletero. Pesaban un total de 310 kg, contenían 14,3 kWh de energía y tenían un volumen de 170 litros.

La potencia máxima de 16kW (22cv) se eligió especialmente para conducir en la ciudad. Se pasaba de cero a 50 km/h en 10.0 segundos. La velocidad máxima del modelo de 1,000 kg era de 100 km/h. Las pendientes de hasta un 25 por ciento no resultaban un problema para el e-Kadett. El sistema de frenado recuperaba parcialmente la energía cinética generada por la desaceleración y la almacenaba como electricidad en la batería.

Las baterías debían recargarse durante aproximadamente cinco horas tras recorrer una distancia de 80 km. Tampoco se hicieron concesiones con la comodidad. La carga útil era de 350 kg (490 en el Kadett de serie) y la capacidad del maletero de 330 litros (390 en el modelo de serie).

 

Larga tradición de pioneros eléctricos: Opel Kadett B Stir-Lec 1 y Opel Elektro GT

Para Opel, el Kadett Impuls I fue una nueva aportación a los debates sobre la política de tráfico que se estaban llevando a cabo en ese momento. Los ejemplos anteriores incluían el Kadett B Stir-Lec I y el Opel Elektro GT.

Catorce baterías de plomo ácido alimentaban el Stir-Lec de 1968. Un motor de combustión Stirling montado en la parte trasera generaba la electricidad que mantenía las baterías constantemente cargadas. Un precursor del principio de «extensor de autonomía» que luego se introduciría en la producción del Opel Ampera.

Solo tres años después, el Opel Elektro GT batió seis récords mundiales para vehículos eléctricos a velocidades de hasta 188 km/h – conducido por Georg von Opel, nieto del fundador de la compañía. Alimentado por dos motores eléctricos acoplados que producían 88kW (120cv), con un pack de baterías de níquel-cadmio, el e-GT alcanzaba la modesta autonomía de 44 km a una velocidad constante de 100 km /h –  en ese momento, el mayor handicap de la movilidad eléctrica.