La firma francesa Renault prepara el desembarco de una versión eléctrica de su pequeño Twingo. Se llama Renault Twingo Z.E., llegará este mismo año, y gracias a este modo de propulsión, el Twingo competirá con otros pequeños urbanitas 100% eléctricos como su primo hermano Smart Fourfour, o la saga Seat Mii electric, VW e-Up! y Škoda Citigo iV.

El Twingo hizo su aparición en 1992 como alternativa en el segmento A con la que Renault trataba de recuperar su sitio en un segmento básico del mercado y el producto de entrada de los clientes a la marca francesa que debía seguir la senda abierta por los Renault 4CV y Renault 4, éxitos rotundos y triunfadores absolutos en el mercado. Desde entonces el Twingo no ha dejado de reinventarse con el objetivo de acompañar la evolución de los usos y necesidades. Después de tres generaciones y cerca de cuatro millones de ejemplares vendidos en 25 países, Twingo y su saga dan un paso más con el lanzamiento de Twingo Z.E., su versión 100 % eléctrica.

El Renault Twingo, que hasta ahora solo estaba a la venta con motores de gasolina de 75 y 95 CV, se pasa a la energía eléctrica y recibe un propulsor de 60 kW (82 CV) y una batería de ion litio de 21,3 kWh de capacidad útil con una autonomía de 180km en ciclo mixto, y 250km en ciclo urbano. Prácticamente la misma que su ‘primo-hermano’ de Smart y con la que la marca francesa calcula que sus dueños puedan completar una semana laboral sin recargar —suponiendo que recorran el kilometraje medio que hacen los poseedores de un Twingo gasolina, fijado por la marca en 30—.

Este urbano de 3,61 metros de largo (1,54 m de altura y 1,64 m de ancho) se puede recargar en una toma doméstica de 2,3 kW en 13 horas y 30 minutos, mientras que si se utiliza un wallbox de 3,7 kW el tiempo se reduce a 8 horas, que se recorta a 4 horas si es de 7,4 kW. Si el punto de recarga fuese de 11 kW, la recarga (hasta el 80%) sería en 2 horas y 10 minutos, y si su potencia llegase a 22 kW se tardaría 63 minutos.

Su velocidad punta es de 135 km/h y la aceleración de 0 a 50 km/h la realiza en 4 segundos (este valor todavía está pendiente de homologación). Si hablamos de modos de conducción, el Twingo Z.E dispone del modo de conducción B con el que se pueden elegir tres niveles de recuperación de la energía del frenado para recargar la batería e incrementar la autonomía. Con el ECO -limita la aceleración y la velocidad máxima en vías rápidas- la autonomía de 180 km se puede alargar hasta 215 km, según el fabricante, que también ha destacado que, si el uso del vehículo se circunscribe a la ciudad, las recargas se podrían hacer de semana en semana.

Misma habitabilidad y modularidad

Según Renault, el Twingo se ha pasado a lo eléctrico sin perder habitabilidad. Su maletero sigue cubicando 174 litros —ampliable a a 240— y mantiene su modularidad, dado que  sigue con 2,31 metros de longitud de carga. A su vez hereda el equipamiento y las funciones conectadas del Zoe, el compacto eléctrico de la marca gala.

Gracias al Renault Easy Connect se puede acceder (dependiendo del acabado) a navegación adaptada en tiempo real, búsquedas a través de Google o actualizaciones automáticas; mientras que con la aplicación My Renault se puede enviar al coche un destino buscado desde un ordenador u otros dispositivos móviles, o localizar el vehículo. Con el Easy Connect es posible programar la carga para aprovechar las horas más baratas o acceder a las estaciones que hay en la ruta tomada. Debido a su silencio de marcha, el conductor puede seleccionar entre tres sonidos para hacerse oír entre los viandantes y demás usuarios de la vía.

El Renault Twingo Z-E. 2020 será presentado en el Salón de Ginebra en marzo y la marca no ha anunciado todavía el inicio de su comercialización, pero a buen seguro será este mismo año y con un precio muy competitivo que sirviera como puerta de acceso a nuevos clientes.