Seleccionar página

España a la cola en el reparto de inversión en automóviles eléctricos y baterías

España a la cola en el reparto de inversión en automóviles eléctricos y baterías

La automoción es uno de los sectores clave de la economía española. Nuestro país es el segundo mayor fabricante de coches de Europa, solo adelantado por Alemania, y noveno del mundo. Pese a ello, en el monto de inversiones para producir vehículos eléctricos y baterías del año pasado, esta posición no se ve representada y nuestro país se queda a la cola en dicho reparto. Mientras Alemania recibió 40 mil millones de euros, España solo recibió 300 mililones, un reflejo de que la toma de decisiones de la matrices de los fabricantes influye en ese reparto.

Según un informe que ha publicado Transport & Environment, Europa obtuvo inversiones por valor de 60 mil millones de euros para producir vehículos eléctricos y baterías el año pasado, 19 veces más que en 2018. Impulsados ​​por los objetivos de CO2 de los automóviles de la UE, la industria y los gobiernos se comprometieron 3.5 veces más a la producción de EV y baterías.

Alemania obtuvo la mayor parte, 40 mil millones de euros, principalmente del Grupo Volkswagen, y Tesla, que anunció una planta en Berlín. La República Checa recibió € 6,6 mil millones, también gracias a VW, que planea producir 75 modelos totalmente eléctricos en todo el mundo para 2029. Italia obtuvo € 1,75 mil millones en inversiones EV el año pasado de Fiat, mientras que Francia, Suecia y el Reino Unido obtuvieron alrededor de € Mil millones de fabricantes de automóviles. España recibió cerca de 300 millones de euros de Opel, y Croacia recibió 80 millones de euros de Hyundai y Kia.

«Hace unos años, Europa no estaba en ninguna parte en la carrera por la supremacía de los vehículos eléctricos. Pero los objetivos de CO2 de la UE se centraron en los fabricantes de automóviles y las mentes de los gobiernos para invertir € 60 mil millones en automóviles eléctricos y baterías y finalmente cerrar la brecha con China. El éxito en este mercado es ahora la política industrial de Europa, y los legisladores deberían duplicar con medidas de estímulo que también impulsarán una recuperación verde», comenta Saúl López, portavoz del área de movilidad eléctrica de Transport & Environment.

Según el informe de T&E, el aumento de la inversión en vehículos eléctricos ha llegado para acompañar una oferta de automóviles eléctricos: los vehículos eléctricos representaron el 7% de las ventas en el primer trimestre de 2020. A medida que se reabran los concesionarios, los legisladores deberían tratar de recuperar ese impulso con medidas de recuperación como garantías de préstamos y apoyo de liquidez para fabricantes que priorizan vehículos eléctricos. Igualmente, adelanta que si se introducen esquemas de desguace e incentivos de compra, estos deberían usarse para impulsar las ventas de vehículos eléctricos, especialmente en flotas urbanas, públicas y privadas, que representaron el 57% de todos los automóviles vendidos el año pasado. El dinero público también debería ayudar a las personas y a las empresas a instalar infraestructura de carga.

Del mismo modo, las conclusiones del informe informan que para que Europa lidere la movilidad electrónica, los legisladores de la UE también deberían acelerar la transición a los automóviles con cero emisiones revisando al alza los objetivos de CO2 para automóviles del bloque para 2030 el próximo año. Para ello, esta organización solicita que la UE garantice que solo se permitan la venta de modelos de cero emisiones en toda Europa a partir de 2035 a más tardar.

Por último, T&E afirma que la ayuda post-Covid de la UE y nacional para la industria automotriz afectada debería aprovechar esta inversión y apoyar una recuperación ecológica priorizando la producción de vehículos eléctricos, así como incentivos de compra para impulsar las ventas de automóviles con cero emisiones, especialmente en empresas, taxis y flotas de automóviles.