Seleccionar página

Anuncio

Entra en vigor el nuevo contrato de la ORA, que permitirá desaparcar el vehículo y acumular lo no gastado

Entra en vigor el nuevo contrato de la ORA, que permitirá desaparcar el vehículo y acumular lo no gastado

A partir del lunes 21 de junio entra en vigor la nueva contrata de la Ordenanza Reguladora de Aparcamiento (ORA) que sustituye la actual, vigente desde hacía más de 15 años. La nueva ORA, gestionada por la empresa EYSA, empezará a funcionar con 5431 plazas de estacionamiento regulado y 195 parquímetros.

Los nuevos parquímetros instalados en la ciudad disponen de iluminación led y pantallas en diferentes idiomas, permiten el pago con tarjeta, están conectados a la red móvil y disponen de paneles solares. El concejal afirma que son “parquímetros con una tecnología muy avanzada, de pantalla táctil, muy fácil y muy intuitiva”. Para poder aparcar, además, será preceptivo insertar la matrícula del automóvil.

Además, próximamente, un 35% de los nuevos parquímetros de la ciudad dispondrán de sensores de contaminación. El concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi, ha comentado que “haremos la localización más adecuada para tener todavía más información sobre la calidad del aire de la ciudad y más capilaridad sobre los niveles de contaminación por zonas”.

La entrada en vigor de la nueva contrata comportará la congelación de las tarifas y la adecuación de los horarios a la nueva ordenanza de movilidad, que entró en vigor en 2019. Así, el horario general será de 9 a 21 horas en todas las zonas reguladas, excepto las que están ubicadas en los distritos de l’Olivereta, Patraix (salvo Tres Forques), Benimaclet, Rascanya y los barrios de l’Amistat, Albors y Camí Fondo, que no tendrán regulado el estacionamiento el sábado por la tarde.

La vigilancia de las zonas de aparcamiento se hará con personal a pie de calle pero también se incorporan cuatro vehículos eléctricos con cámaras que dotarán al servicio de la tecnología más avanzada.

Grezzi ha destacado que “la principal novedad es que también se podrá desaparcar. Es decir, que si alguien paga por dos horas pero solo gasta una, podrá optar por acercarse al parquímetro y acumular en un monedero la fracción de dinero que no ha empleado para utilizarla la próxima vez”.

Grezzi ha explicado que “por primera vez, los parquímetros serán de propiedad municipal. En la anterior contrata, la ciudad iba pagando esos parquímetros pero, después, eran propiedad de la empresa. Ahora mismo, los pagamos y amortizamos pero seremos propietarios e incorporamos así recursos al Ayuntamiento”.

La Concejalía estudia también las peticiones de varios barrios de la ciudad para instaurar zonas naranja de aparcamiento para residentes. Entre los barrios que se han dirigido a la Concejalía para solicitar zonas naranja, Giuseppe Grezzi ha citado el entorno de la plaza de toros y las zonas de Russafa, Ciutat Vella, Benimaclet y el Cabanyal, entre otros.