Seleccionar página

Anuncio

València estudiará el soterramiento de la Ronda Norte en Benimaclet propuesto por los vecinos

València estudiará el soterramiento de la Ronda Norte en Benimaclet propuesto por los vecinos

La Concejalía de Movilidad Sostenible del Ayuntamiento de València impulsará un estudio para el posible soterramiento de parte de la Ronda Norte para conectar la ciudad de València, a la altura de Benimaclet, con la huerta protegida.

Este es uno de los cuatro proyectos destinados a mejorar la movilidad de los ciudadanos y la accesibilidad que impulsará la concejalía dirigida por Giuseppe Grezzi, y para las que el pleno municipal aprobará este jueves la cuarta modificación de crédito del Presupuesto Municipal de 2021.

Esta modificación de créditos extraordinarios y complementos de crédito del Presupuesto supondrá una inyección económica de 215.000 euros para la Concejalía de Movilidad Sostenible.

Según ha explicado Grezzi en un comunicado, se iniciará la adecuación de las paradas de autobuses de la Empresa Municipal de Transportes (EMT), se ejecutarán seis ejes peatonales para interconectar los barrios y los principales equipamientos de la ciudad y se construirá un carril bici unidireccional en Tres Forques.

Respecto al posible soterramiento de parte de la Ronda Norte para conectar València con la huerta protegida, Grezzi ha explicado que se trata de un estudio para fijar criterios técnicos y económicos de esa intervención, «y después ya vendría la licitación de la redacción del proyecto si es viable».

Visualización de la situación actual y de la fase final de la propuesta.

En esa zona, Metrovacesa planteó un PAI que preveía construir 1.345 nuevas viviendas y torres de hasta treinta plantas, que el pasado mes de febrero fue inadmitido por el Ayuntamiento de València, que propuso nuevos criterios para sustituirlo por uno que reduzca las zonas privativas y consolide las dotaciones públicas.

Según el edil «se trata de grandes proyectos que, diseñados en el marco del objetivo de recuperar espacio para la ciudadanía y mejorar la movilidad, se llevarán a cabo por fases, con estudios de costes, inversiones y posible financiación».

En primer lugar, según Grezzi, 80.000 euros se destinarán a la licitación de la redacción del Proyecto Global de Accesibilidad que supone la adecuación de las paradas de autobuses de la EMT que así lo requieran.

También la mejora de los accesos a las mismas, mediante franjas de baldosas acanaladas, contraste tacto-visual o cruces semaforizados y accesibles, así como embaldosado conforme a la normativa de accesibilidad.

«Con esta actuación se facilitará el trasvase de personas usuarias a modos de transporte más sostenibles, un porcentaje elevado de las cuales presenta condicionantes especiales de acceso bien por ser personas mayores, menores, con movilidad reducida, y madres y padres transportando carritos de bebé, entre otras circunstancias», ha aclarado.

Un plan surgido de la acción ciudadana

«Estamos ante la posibilidad de conectar la ciudad con la huerta norte. Es la última oportunidad». El arquitecto Arturo Sanz es coordinador de la estrategia integral participativa Benimaclet és futur y partícipe de Benimaclet porta a l’horta, una propuesta de la asociación vecinal de Benimaclet que busca un modelo más respetuoso de ciudad. «El PAI de Benimaclet lleva 30 años estancado y creímos que había hacer algo. La idea principal es que seguimos gastando millones de euros en infraestructuras que destrozan el paisaje y no permiten una transición con la huerta».

Porta a L'horta

Portada del documento con la propuesta presentada al Ayuntamiento de València por la Assocciaó de Veïns i Vëines de Benimaclet.