Seleccionar página

Patinetes eléctricos en València: nueva ordenanza de movilidad

Patinetes eléctricos en València: nueva ordenanza de movilidad

La junta de gobierno local del Ayuntamiento de València dio el visto bueno el pasado 20 de noviembre al proyecto de la nueva ordenanza de Movilidad Sostenible, que incorpora las aportaciones de las áreas municipales y cuenta con el aval de los servicios jurídicos del consistorio. Los diferentes grupos del ayuntamiento están ahora mismo en fase de presentación de enmiendas, y con la valoración y respuesta a esas alegaciones se revisará el texto provisional que deberá recibir la aprobación inicial en el Pleno Municipal.

El borrador de la nueva ordenanza de movilidad del Ayuntamiento de València de 28 de septiembre de 2018 plantea en su preámbulo una declaración de intenciones de reparto compatible de espacio público y la protección de cada tipo de usuario de la vía pública, partiendo desde el peatón como el más débil. Los llamados Vehículos de Movilidad Personal (VMP) se equipararán a las bicicletas en cuanto a estacionamiento se refiere. El proyecto establece que estos vehículos privados podrán estacionarse en los espacios destinados al aparcamiento de bicicletas. Es decir: «preferentemente» en los aparcabicis, y en caso de que no existan sitios libres en un radio de cincuenta metros, podrán amarrarse o estacionarse junto a elementos de mobiliario urbano, como farolas, o «en las bandas de estacionamiento», nunca en los árboles.

El texto establece unas condiciones muy claras. Tanto las bicicletas como los patinetes eléctricos, de dejarlos en la acera, habrá que hacerlo de forma oblicua al bordillo y sin impedir el paso entre la acera y la calzada, y siempre en aceras de más de 1,80 metros de ancho; además, se los divide en las mismas subclases que había especificado en 2016 la Dirección General de Tráfico y que también han asumido Madrid y Barcelona.

Dos tipos de patinetes

El tipo A incluye los más sencillos: varios tipos de hoveboards y los patinetes eléctricos más simples, como los de la empresa Lime. La tipología B son los de mayor masa, tamaño y potencia, los segways. Los patinetes eléctricos tendrán prohibido discurrir por las aceras y deberán circular preferentemente por el carril bici, a una velocidad máxima de 20 km/h si se encuentra a la altura de la calzada y de 15 km/h si está encima de la acera. También podrán ir por las ciclocalles, vías de sentido único y la zona 30, a no más de 30 km/h y nunca a una velocidad «anormalmente reducida». Así pues, excepto en esos casos, estarán prohibidos en la calzada.

El espacio más conflictivo es el de las zonas donde patinetes eléctricos y peatones coexistan. En estas, los vehículos deberán adecuar su velocidad a la de los peatones y guardar una distancia mínima de un metro con peatones y fachadas. El conductor deberá bajar del vehículo si no puede respetar estas condiciones. En las calles peatonales, no podrán superar los 10 km/h, tampoco en los parques, jardines y sendas ciclables. Los vehículos del tipo B tendrán prohibida la circulación en estas vías.

La ordenanza regula, además, otro tipo de factores. La edad mínima para circular con patinetes eléctricos será de 16 años. Los menores deberán hacerlo en zonas cerradas al tráfico y acompañados de adultos o tutores. Y según el tipo de patinetes, se exigirán unas medidas de seguridad u otras. En el caso del tipo A, el timbre y el casco serán recomendables, igual que el chaleco reflectante por la noche. Para los de tipo B, serán necesarios timbre, freno, luces y catadióptricos. También el casco será obligatorio, mientras que el chaleco será recomendable.

El patinete convencional o ‘analógico’ sí que podrá circular por las aceras sin superar los 10 km/h. No podrán ir por la calzada en ningún caso. Ahora bien, estarán permitidos en las calles residenciales y peatonales. En todo caso, el carril bici será la vía preferente para los patinetes convencionales, con los mismos límites de velocidad que los eléctricos.

El nuevo texto cuenta con un artículo específico destinado a la «protección de los ciclistas, patinadores y conductores de VMP» que establece que los vehículos motorizados deberán dejar una distancia mínima de seguridad con los primeros de 3 metros. En el caso de zonas 30 y ciclocalles, no se les podrá adelantar.

Sin embargo, a día de hoy los VMP no se encuentran incluidos en la agencia valenciana de la bicicleta ni tampoco existe una asociación o agencia similar para ellos. Les animamos desde aquí a comenzar a asociarse, como llevan años haciendo los ciclistas, y así aumentar su cohesión para mejorar su posición en el marco de la circulación vial.

Sobre la firma

Cristina Juan

asiain-asesores.com  |  Profesional, cercana, transparente y con 32 años de experiencia abogando por la defensa de mis clientes, velando por sus intereses y acompañándolos durante el proceso de resolución del conflicto —civil, mercantil o de consumo— para que en todo momento se sientan seguros y ampliamente informados. Si el conflicto alcanza dimensiones europeas o simplemente la jurisdicción de algún país miembro de la UE, pongo a disposición del cliente la red de juristas y despachos de abogados europeos a la que pertenezco y soy parte activa desde 1989. Si lo que se precisa es una solución extrajudicial y definitiva del conflicto, dispongo de la capacitación para mediar en el mismo al estar registrada como mediadora en el registro de mediadores del Ministerio de Justicia desde 2013.