El Parlamento Europeo ha respaldado en sesión plenaria una reducción de emisiones de dióxido de carbono (CO2) para camiones del 20% para 2025 y del 35% para 2030 respecto a los niveles registrados en 2019, que propone el texto elaborado por el holandés Bas Eickhourt. La Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria (ENVI) del Parlamento Europeo ya votó a favor de dicha resolución el pasado 18 de octubre.

Por su parte, la Comisión Europea (CE) propuso unos objetivos de reducción de emisiones para camiones del 15% para 2025 y del 30% para 2030 respecto a los niveles registrados en 2019. Además, fijaba una sanción económica en forma de prima, en caso de que se considere que un fabricante tiene un exceso de emisiones.

En este sentido, el secretario general de la Asociación de Constructores Europeos de Automóviles (ACEA), Erik Jonnaert, denuncia que estos objetivos van «más allá» de la propuesta de la Comisión, ya «desafiantes» de por sí. «ACEA está particularmente alarmada por los objetivos de reducción de CO2 excesivamente agresivos que la mayoría de los miembros del Parlamento Europeo han respaldado hoy», denuncia la asociación en un comunicado.

«Estos objetivos plantearían problemas importantes, ya que simplemente no tienen en cuenta las realidades y complejidades del mercado de camiones, ni el largo desarrollo de los vehículos industriales, explicó Jonnaert. Los eurodiputados deben ser conscientes de que los camiones que llegarán al mercado en 2025 ya están actualmente en desarrollo».

ACEA apoya la idea de la Comisión Europea de introducir incentivos específicos para estimular la innovación y la incorporación de camiones con propulsión alternativa. «A este respecto —afirma el comunicado de ACEA— la industria acoge con beneplácito la introducción de un sistema de Super crédito como medio para estimular el despliegue más amplio posible de camiones de baja y cero emisiones».

La patronal europea acogió con satisfacción, en principio, la propuesta de la Comisión de incentivar a los camiones con bajas emisiones a través de “súper créditos”. Sin embargo, los eurodiputados votaron establecer sancionar con ‘bonus malus’ a los fabricantes que no venden una cuota obligatoria de camiones de cero y bajas emisiones.

Los camiones mueven 14 mil millones de toneladas de mercancías por año. Entregan aproximadamente el 72% de todo el flete terrestre en Europa, o el 90% del valor total de los bienes, mientras que representan el 5% del total de las emisiones de CO2. El rendimiento del transporte de mercancías por carretera, medido en mil millones de toneladas-kilómetros, subió hasta en un 20% entre 2000 y 2016.