Seleccionar página

El rechazo a los presupuestos se lleva por delante las ayudas del Plan VEA

El rechazo a los presupuestos se lleva por delante las ayudas del Plan VEA

No pudo ser. La reprobación del proyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2019 al Gobierno por parte del Congreso deja sin efecto muchas de las medidas previstas en los mismos. Además de paralizar algunas como el incremento en las becas, mayor dotación para vivienda, aumento del presupuesto en infraestructuras o en ayudas a la dependencia, queda sin efecto una partida de 67 millones de euros de ayudas para la compra de vehículos de energías alternativas y a la instalación de puntos de recarga.

Esto ocurre a pesar de que hace apenas un mes el secretario general de Industria y Pyme, Raúl Blanco, declaraba que el esperado Plan VEA se pondría en marcha «en las próximas semanas». Así, el único plan de ayudas estatal para la compra de vehículos eléctricos queda sin efecto.

Esta situación contrasta con la reciente petición por parte del Congreso al gobierno para que desarrollara un plan de incentivos económicos para la adquisición de vehículos eléctricos y propiciar el despliegue de una infraestructura de recarga que fuera de acceso público.

La Comisión para la Transición Ecológica de la Cámara Baja aprobó una proposición no de ley del grupo socialista que instaba al Gobierno a adoptar un paquete de medidas para potenciar la movilidad eléctrica en el transporte de viajeros. Entre esas medidas, la proposición, aprobada por unanimidad, planteaba que las administraciones públicas debían asumir un papel ejemplarizante en la compra de vehículos eléctricos, además de desarrollar campañas específicas de promoción de la movilidad eléctrica en flotas y asociaciones gremiales.

Tal y como detallábamos en nuestro reportaje, el Plan VEA contemplaba una partida de cincuenta millones de euros destinados a la compra de estos vehículos y de otros 16,6 millones dirigida a la instalación de puntos de recarga para coches eléctricos.

De momento, solo la Comunidad de Madrid, que lanzó una primera edición del Plan Mus que se agotó en cuatro días —se espera que en breve se lance una segunda partida presupuestaria— y el Gobierno Vasco, que acaba de aprobar un plan dotado con casi quinientos millones de euros para los próximos dos años, han liberado presupuesto para ayudas de este tipo.