Seleccionar página

ARĪV, la nueva marca con la que General Motors entra en el mercado de las bicis eléctricas

ARĪV, la nueva marca con la que General Motors entra en el mercado de las bicis eléctricas

GM presenta las bicicletas eléctricas ARĪV y planea su lanzamiento en Europa en el segundo trimestre

Todo un síntoma. El gigante automovilístico General Motors apuesta por las e-bike con ARĪV, su nueva marca de bicicletas eléctricas. Lo hace con dos modelos, Meld, una bicicleta eléctrica compacta, y Merge, un modelo plegable. El nombre de la marca fue seleccionado tras una campaña de global anunciada el año pasado.

Las dos bicicletas eléctricas con asistencia de pedaleo cuentan con tecnología patentada de GM creada en el centro de desarrollo e ingeniería de la empresa en Oshawa, Ontario. GM ha estado trabajando en las bicicletas eléctricas desde 2015, cuando la directora general de GM, Mary Barra, anunció en una conferencia de prensa que trabajaban un concepto de bicicleta eléctrica «diseñado para ayudar a las personas a desplazarse en un paisaje urbano».

Según el comunicado de la multinacional norteamericana, los dos modelos de bicicletas se lanzarán durante el segundo semestre en Europa, primero en Alemania, Bélgica y los Países Bajos, mercados donde las bicicletas alimentadas por baterías de ión de litio son muy populares.

Los precios rondarán —de momento solo se conocen los precios para Bélgica, Países Bajos y Alemania— los 2.800 € para la ARĪV Meld y los 3.400 € para el ARĪV Merge. Están programadas para comenzar el envío a los clientes en el segundo trimestre de 2019.

GM asegura que ha utilizado todo su potencial industrial para establecer unos estándares de ingeniería para estas nuevas eBike. Así, tanto el software como los controles de los motores se construyeron desde cero específicamente para los nuevos vehículos. Según la firma el motor entrega la potencia y el par con un rendimiento muy superior al de otros vehículos de su segmento y permite velocidades de hasta 25 km/h con cuatro niveles de potencia asistida por pedal.

La batería está validada según rigurosos estándares de seguridad similares a las baterías de los vehículos eléctricos de GM. Los pasajeros pueden cargar la batería de su ARĪV eBike en aproximadamente 3,5 horas y recibir hasta 64 kilómetros de tiempo de viaje con una sola carga.

El ARĪV Merge se pliega fácilmente, lo que permite a los clientes rodar cómodamente la bicicleta sobre sus dos ruedas mientras está plegada. Además dispone de un modo en los dos modelos que permite a los usuarios activar la capacidad del motor para hacer que las bicicletas electrónicas suban en terreno escarpado con mayor facilidad.

Conectada e inteligente

Ambos modelos se conectan con la aplicación de eBike de ARĪV a través de Bluetooth. La aplicación proporciona métricas de conducción como la velocidad, la distancia, el nivel restante de la batería, el nivel de asistencia del motor, la distancia recorrida y más. Se planifican funciones adicionales para la aplicación, incluido un modo que utilizará un algoritmo propio para ayudar a los pasajeros a llegar a su destino sin sudor.

Cada ARĪV Merge y Meld viene equipado con un soporte Quad Lock, un sistema líder en el mercado para conectar de forma segura un teléfono inteligente a la eBike. Un puerto USB integrado permite a los usuarios mantener la carga de su teléfono mientras están en movimiento.

El fabricante de automóviles con sede en Detroit no ha anunciado de momento ningún plan en el mercado del e-scooter. Mientras tanto, su rival estadounidense Ford Motor Co ha realizado una inversión de doscientos millones de dólares con la que adquirió en noviembre la firma Spin, una empresa de alquiler de scooters eléctricos con sede en San Francisco.