Los centros tecnológicos se suman a la movilidad eléctrica